Puebla, Pue.— La planta Volkswagen de México prevé lograr la meta de 462.000 unidades ensambladas en su planta ubicada en el municipio de Cuautlancingo, de los cuales la mitad serán Jetta A6.

El vicepresidente de recursos humanos de Volkswagen de México, Salvador Garrido Dolado, comentó que tras quedar atrás el problema al que se enfrentaron en 2015 como consorcio mundial por las sanciones que hubo en Estados Unidos por los motores a diésel de algunas de sus unidades, se tienen buenas expectativas.

Bajo este contexto, dijo que el escenario para el próximo año es tener una mayor producción con respecto a la que se tendrá en 2017, aun cuando el entorno es complejo para la industria automotriz, pues “todos dependemos del comportamiento de los mercados”.

Entregarán 250 plazas a eventuales. Sobre la pasada revisión salarial, en la que el sindicato de Volkswagen México acordó la basificación de 250 eventuales, Garrido Dolado indicó que la contratación definitiva comenzará en enero de 2018.

En este sentido, explicó que el proceso iniciará tras el periodo vacacional de diciembre, en el que, para lograr una plaza de base, la antigüedad del empleado es un requisito indispensable.

Además de las plazas para eventuales, el sindicato de la firma alemana consiguió el incremento salarial directo del 5%, así como el 1% en prestaciones y 0,5% en vales de despensa.

Con ese acuerdo, se superó lo obtenido en 2016 por los casi 10.000 basificados, que fue un aumento global del 4,5% e incluso resultada una cifra histórica de los últimos siete años.