Buenos Aires. Volkswagen redujo su proyección de crecimiento interanual de ventas en Argentina al 5% desde una estimación anterior del 20% para 2018, debido a una fuerte alza en las tasas de interés, dijo este viernes a Reuters Pablo Di Si, presidente de la compañía para América Latina.

La fuerte turbulencia cambiaria que sufrió Argentina desde fines de abril llevó al banco central a aumentar la tasa de interés hasta un 40% anual para contener la devaluación de la moneda local, lo que implicó un encarecimiento del crédito y un golpe al consumo doméstico.

"Cuando hay una devaluación, demora uno o dos meses hasta acomodarse, pero lo importante para mí es la tendencia", dijo Di Si en Buenos Aires.

"Argentina va a seguir creciendo este año contra el año pasado, va a crecer un poco menos de lo esperado pero va a seguir creciendo", agregó el ejecutivo, que destacó que la empresa mantiene un plan para invertir US$800 millones en el país en los próximos años.

La industria automotriz es una de las principales de Argentina y fue uno de los sectores que impulsó la incipiente reactivación de la tercera economía más grande de América Latina.

La producción de las fábricas de vehículos en Argentina aumentó un 20,4% en el primer cuatrimestre del año frente al mismo período del 2017. Las exportaciones crecieron un 31,4% mientras que las ventas a concesionarios subieron un 13,8%.

"Nosotros estamos aumentando consistentemente el volumen exportado a Brasil, yo he aumentado el programa de producción de Argentina para Brasil dos veces este año", explicó Di Si.

"No sé si se va a compensar (la caída de ventas locales), pero obviamente un Brasil creciendo ayuda a la Argentina a equilibrar un poco las cuentas".

Ejecutivos han señalado que la devaluación de la moneda local, que ha caído un 25,3 por ciento en el año, dejó mejor paradas a las empresas locales para exportar.