Sao Paulo. Volkswagen suspenderá 2.357 contratos de trabajo de su planta de vehículos en Sao Bernardo do Campo, en la región metropolitana de São Paulo, informó el sindicato local este miércoles.

La suspensión, también llamado "despido" y que comienza el 6 de julio, se produce debido a la disminución en las ventas de la automotriz en el país, la entidad. Volkswagen no quiso hacer comentarios.

El fabricante de automóviles acumuló una caída de 18,5% en las ventas de automóviles de enero a mayo de este año en comparación con el mismo periodo de 2014. En cuanto a los vehículos comerciales ligeros, las ventas cayeron un 32,6%.

La fábrica de São Bernardo do Campo tiene cerca de 12.000 empleados, incluyendo las áreas administrativas y 8.000 trabajadores en el área de producción. El despido tendrá una duración de cinco meses.

La planta automotriz produjo en 2014 cerca de 1.400 coches al día, pero el volumen se redujo a 800 en la actualidad, según el sindicato. La fábrica produce los modelos Gol Saveiro y Jetta.

El sindicato también dijo que los trabajadores de la tercera ronda de la planta de São Bernardo que no están en despido están siendo reubicados en los otros dos turnos de producción.

A principios de este año, los trabajadores, el sindicato y Volkswagen habían acordado dar seguridad en el empleo a los trabajadores de la fábrica en 2019. El acuerdo se tomó luego de una huelga contra el anuncio de despidos de unos 800 empleados de la planta.