Volkswagen vendió un récord de 6,24 millones de vehículos marca VW el año pasado, pese a los problemas de entrega causados ​​por las nuevas normas contra la contaminación, pero advirtió que la compañía continuará enfrentando retos considerables en 2019.

La automotriz alemana ha intentado aumentar las ventas y reducir los costos para financiar un cambio ambicioso hacia los autos eléctricos y la conducción automática, mientras trata de recuperarse del escándalo de las pruebas de emisiones de 2015 y cumplir con normas ambientales europeas más estrictas.

Además, las disputas comerciales de Washington con China por la política “Estados Unidos primero” del presidente Donald Trump también ha generado incertidumbre en la industria automotriz mundial.

“2019 será una vez más un año de enormes retos para la marca, además del crecimiento en volumen, nos enfocaremos aún más en nuestra rentabilidad”, dijo el presidente de operaciones, Ralf Brandstaetter.

Las ventas de la marca VW aumentaron 0,2% en 2018 gracias al crecimiento en América del Sur, Estados Unidos y Europa, que compensó la caída en China y las dificultades para registrar autos tras la introducción de los estándares de emisiones para vehículos ligeros (WTLP por su sigla en inglés).

Las cifras no incluyen las ventas de las marcas Audi, Porsche, Skoda, Bentley, Bugatti, Lamborghini y Seat, que también son propiedad de Volkswagen.

La marca VW aumentó su participación en China el año pasado, pero sus ventas cayeron un 2,1%, porque el mercado de automóviles de pasajeros más grande del mundo se contrajo por primera vez al menos desde 1990. En todo Asia-Pacífico, las ventas bajaron 1,7%.

“El 2018 estuvo marcado por una incertidumbre significativa en algunas regiones, especialmente en la segunda mitad”, dijo el jefe de ventas de la marca VW, Juergen Stackmann, en un comunicado, pero agregó que los nuevos productos ayudaron a compensarlo.

La compañía vendió alrededor de 50.000 autos eléctricos e híbridos, un 13% más que en 2017.