Estocolmo. Volvo, el segundo mayor fabricante mundial de camiones, dijo este miércoles que no tendrá crecimiento en sus dos principales mercados el próximo año, luego de que una débil demanda hiciera que sus ganancias del tercer trimestre registraran una caída mayor a la esperada.

El fabricante de camiones ha estado operando en la sombra de la crisis de deuda europea y de una vacilante recuperación económica en Estados Unidos, y recortó a principios de este año la producción.

"Durante el tercer trimestre, las ventas del Grupo Volvo se han visto afectadas por el debilitamiento de la demanda que se ha vuelto cada vez más evidente en todo el mundo", dijo en un comunicado el presidente ejecutivo de la firma, Olof Persson, cuyo grupo es el actor dominante global junto a la alemana Daimler.

Las ganancias operacionales del grupo cayeron a 2.900 millones de coronas suecas (US$435,68 millones) desde los 5.800 millones de coronas de hace un año, muy por debajo de un pronóstico promedio de 4.500 millones de coronas en un sondeo de Reuters.

Volvo dijo que esperaba que los mercados de Europa y Norteamérica permanezcan en el mismo nivel el próximo con relación al 2012, y sostuvo que la demanda de Estados Unidos probablemente será débil en el inicio del 2013.

En Brasil, donde los incentivos gubernamentales para la compra de camiones han comenzado a impulsar la demanda, el mercado ve un alza de hasta unos 95.000 camiones el próximo año.

En el 2012, Volvo mantuvo su panorama para todos los mercados, lo que implica una contracción de toda la industria de alrededor del 5% en Europa y un crecimiento de poco más del 15% en Norteamérica.

Volvo -que produce camiones pesados bajo las marcas Renault, Mack, UD Trucks, Eicher y Volvo- dijo también que en el tercer trimestre los pedidos de sus camiones cayeron un 25% respecto al año anterior.

La compañía reveló que sus ganancias del tercer trimestre se vieron afectadas por gastos únicos de reestructuración en su negocio de camiones UD y un ajuste de las reservas necesarias para cubrir garantías.

Los analistas, en promedio, ven resultados extraordinarios por una suma de 537 millones de coronas en el trimestre.