Davos. Los gigantes petroleros Royal Dutch Shell y BP Plc temen que los crecientes precios del petróleo puedan obstaculizar la recuperación de la economía mundial, dijeron este viernes a Reuters ejecutivos de alto rango de ambas firmas.

Los precios del petróleo casi alcanzaron los US$100 por barril esta semana, aunque este viernes cayeron a un mínimo de cerca de dos meses por débiles datos económicos y versiones de que la OPEP podría aumentar la producción para enfriar los valores.

"Estamos preocupados por el actual precio del petróleo, no queremos que la recuperación se desacelere", dijo a Reuters Peter Voser, de Shell, en el Foro Económico Mundial en Davos, en Suiza.

El presidente de BP, Carl-Henric Svanberg, expresó tTemores similares al decir que el petróleo en el rango de US$65 a US$90 dólares estaba "bien".

"Pero si el precio sigue subiendo esto podría afectar la recuperación", agregó.

Funcionarios de la OPEP también han expresado su temor a una repetición de lo que sucedió en el 2008, cuando el petróleo se disparó a más de US$147 mientras Estados Unidos caía en una recesión.

Kuwait Petroleum Corp dijo que la OPEP tendría que aumentar la producción para frenar los precios.

Los gigantes petroleros concordaron en que había señales de crecimiento de la demanda global, especialmente de Asia y mercados emergentes.

"El mundo está con una buena disposición de crecimiento (...) hay una demanda fuerte de petróleo proveniente de los mercados emergentes", agregó Svanberg.

El influyente ministro de Petróleo de Arabia Saudita, Ali al-Naimi, dijo este mes que la OPEP tenía la capacidad para satisfacer la creciente demanda del mundo, en medio de acusaciones realizadas por la Agencia Internacional de la

Energía de que el mayor exportador mundial de crudo ya había aumentado su producción.