Quito. Las negociaciones entre el gobierno del presidente ecuatoriano Rafael Correa y la española Repsol YPF, respecto de modificar los actuales contratos de petróleo, fracasaron y este sábado la empresa dejó la mesa de negociaciones, dijo este lunes una autoridad del gobierno.

El pago que el gobierno ofrece por barril fue el principal tema de discusión en las conversaciones para convertir los acuerdos de producción compartida en contratos de servicios petroleros.

Repsol y otras compañías afectadas objetan que los mayores precios del petróleo no se traducirán en mayores ganancias del petróleo con la conversión del contrato, e indican que el pago ofrecido es muy bajo.

"La compañía indicó que el pago no es lucrativo como para mantener las operaciones en Ecuador", dijo una autoridad de gobierno.

Otra persona cercana a la empresa dijo que el pago propuesto por Repsol es de cerca de US$30 por barril. Según el gobierno, Repsol produce 41.373 de barriles de crudo diarios en Ecuador.