La Paz. YPFB ampliará su participación en el sector hidrocarburífero con la adquisición de campos de petroleras privadas y la cesión de parte de otros contratos de operación a sus empresas subsidiarias Chaco y Andina.

Para el próximo año, la estatal incrementará las áreas de prospección a 100.

Así lo informó ayer la directora de Exploración y Explotación del Ministerio de Hidrocarburos y Energía (MHE), Isabel Chopitea, durante la Segunda Audiencia Pública de Rendición de Cuentas de las entidades que conforman esa cartera ministerial.

“Es una política (del Estado) que las subsidiarias de Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos-YPFB (Chaco y Andina) empiecen a participar en todos los campos que están operados por las otras empresas (privadas)”, indicó.

Luego de haber recibido el bloque Ingre de manos de Petrobras, Chaco espera la autorización para la adquisición de los bloques Surubí, Surubí NO, Mamoré I y Cambeití, actualmente a cargo de Repsol.

“Los campos (de Repsol) están en etapa de declinación, pero aún producen petróleo, por lo que es importante continuar con su producción”, explicó la funcionaria.

Participación. Según los datos del MHE, Chaco también obtuvo el 4% de los contratos de operación del megacampo gasífero Itaú, que actualmente es operado por Total (41%), Petrobras (30%) y BG Bolivia (25%).

Para obtener parte de los contratos “es necesario analizar si conviene o no la economía del campo (de gas), porque no es bueno poner a una empresa del Estado en un campo que ya entró a su fase de declinación”, dijo Chopitea.

La generación de estas actividades, sostuvo, es positiva para el sector, porque los recursos así obtenidos pueden reinvertirse en la exploración.

Esta política “busca que las empresas subsidiarias de YPFB puedan competir con cualquier empresa (petrolera) internacional”, manifestó.

Actualmente, las áreas reservadas para la prospección hidrocarburífera en zonas tradicionales y no tradicionales del país llegan a 56 y fueron adjudicadas vía decreto para que la petrolera estatal incremente las reducidas reservas de gas del país. Cuatro de esas áreas (Almendro, Río Beni, Itacaray y Cupecito) ya fueron adjudicadas a Gas To Liquid International (GTLI).

“El decreto que trabaja el Ejecutivo para inicios del 2012 aumentará a 100 las áreas reservadas” para YPFB y éstas no estarían sobrepuestas a áreas protegidas, aseguró Chopitea.

Inversiones de YPFB y subsidiarias

YPFB invertirá este año US$1.078,6 millones en el desarrollo de toda la cadena hidrocarburífera: el 23,22% de ese monto (US$250,5 millones) será para explotación y el 22,28% para exploración (US$240,4 millones), entre otros, informó la estatal.

El traspaso o cesión porcentual avivaría la exploración