La Paz. YPFB negocia la transferencia de al menos cuatro campos petrolíferos marginales operados por Repsol para concentrar e incentivar el total de la declinante producción de crudo del país con nuevas condiciones que mantengan o incrementen la productividad de los mismos.

Datos oficiales de Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) señalan que durante el período 2006-2010 la producción de petróleo crudo del país se redujo en 51,4% y la de condensado en 3,64%; situación que afecta la obtención de hidrocarburos líquidos e incrementa la importación de combustibles, puesto que el crudo rinde más diésel que el condensado.

Para enfrentar esta situación, “la estrategia que hemos tomado es concentrar todos los campos petroleros en YPFB; de tal manera que al interior de la corporación podamos generar las condiciones óptimas para que la producción de estos campos se mantenga o tienda a aumentar”, reveló a La Razón el presidente de YPFB Corporación, Carlos Villegas.

En el país existen 13 campos marginales productores de petróleo crudo (campos desarrollados que han producido el 90% de sus reservas probadas). Cinco corresponden a YPFB Chaco, tres a YPFB Andina y cinco a Repsol.

“Todos los campos van a pasar a manos de YPFB” en “pocos meses”. La negociación con Repsol ya “está en proceso”, sostuvo Villegas. Al respecto, la transnacional de capitales hispano-argentinos informó que “la transferencia de estos campos (petrolíferos) es un proceso en desarrollo, del cual la compañía informará cuando esté concluido”.

Sin embargo, fuentes del sector que prefirieron mantener su nombre en reserva indicaron que el campo Monteagudo no estaría incluido en la posible transferencia.

Villegas recordó que el Decreto 28984 del 22 de diciembre del 2006 creó un incentivo para los campos marginales de petróleo crudo cuya producción no supere 900 barriles (Bbl) por día con un pago que deja una utilidad extra de hasta US$13 por Bbl. En Bolivia, el costo de producción de un barril de crudo es de aproximadamente US$60, pero el precio que se paga en el mercado es de US$27,11. De este monto, los operadores reciben US$10,29 como utilidad.

ÁREAS. Asimismo, Villegas precisó que el plan de exploración que impulsa la corporación desde finales del 2010 incrementará las reservas de crudo del país dando prioridad a la prospección de las áreas con potencial petrolero.

“Hemos iniciado un agresivo plan de exploración, fundamentalmente en campos petroleros que —por estudios geológicos— sabemos están concentrados en La Paz, Pando, Beni y Cochabamba”, dijo.

Dos de los cuatro contratos suscritos con Gas To Liquid International SA (GTLI) que están a la espera de ser aprobados en el Legislativo tienen las características mencionadas (Río Beni y Almendro). Además, Petroandina opera en Lliquimuni y Chaco y Andina “ya están trabajando” en dos campos situados en Cochabamba.

En enero, la Cámara Boliviana de Hidrocarburos y Energía (CBHE) —entidad que agrupa a las petroleras privadas que operan en el país— advirtió que, al actual ritmo de declinación de los campos petrolíferos, la producción de crudo de Bolivia “se agotará en los próximos cinco años”.

Sólo tres de los 13 campos productores de petróleo crudo generan una remuneración que está por encima del costo de producción unitario, dijo el titular de Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB), Carlos Villegas.

“La producción de petróleo crudo está bajando por la baja remuneración” que se da por barril, “los altos costos” de producción y “la declinación natural” de los mismos. “Los costos de producción están por encima de la remuneración recibida”, dijo Villegas.