La Paz. Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) paga hasta el triple por las importaciones de gas licuado de petróleo (GLP) debido al déficit en la producción de este carburante, según información oficial.

Datos contenidos en el boletín estadístico de la petrolera estatal, dan cuenta que el precio promedio de importación de GLP para el período enero-junio de este año fluctuó entre US$671,88 y US$964,92 la tonelada métrica (1.000 kilos, que equivalen a 100 garrafas de GLP, cada una de las cuales contiene 10 kilos del combustible de consumo doméstico.

En Bolivia, el precio de la garrafa de GLP está congelado desde el 2004 en 22,50 bolivianos. Al precio que importa el combustible la empresa pública, cada garrafa tendría que ser comercializado en el mercado interno entre 47,50 bolivianos y 68,22 bolivianos.

Según un informe oficial, el Tesoro General de la Nación (TGN) requerirá este año 2.889 millones de bolivianos (US$408,6 millones) para la subvención del consumo de diesel, gasolina especial y GLP que importa a precios internacionales y los vende en un costo más bajo en el mercado interno.

El boletín estadístico de YPFB da cuenta que los principales proveedores de gas licuado son Energía Argentina SA (Enarsa), Refinor, YPF-La Plata y Repsol Perú. Las tres primeras son empresas petroleras argentinas.

Producción. En el reporte semestral, la petrolera estatal indica que las importaciones de GLP se incrementaron entre enero y mayo y disminuyeron el mes de junio, mes en el que la producción nacional de GLP se incrementó.

De acuerdo con el documento de YPFB, el promedio de volúmenes importados durante el primer semestre de 2010 asciende a 63,59 toneladas métricas por día (TM/día). El 2009 el promedio de volúmenes importados era de apenas 5,55 TM/día.

En los primeros meses de este año, Bolivia debió recurrir a las compras en el exterior debido a dificultades de producción derivadas de la falta de inversiones, la declinación de campos antiguos y la reducción de la demanda de gas de Brasil que afectó la extracción de líquidos.

El pasado 24 de marzo, La Razón informó de que YPFB firmó contratos con refinerías de Perú y Argentina para la compra de “pequeñas cantidades” de GLP con destino al mercado interno. En esa ocasión, el ministro de Hidrocarburos y Energía, Luis Fernando Vincenti, explicó que se tomó esa determinación debido al “significativo” crecimiento de la demanda de GLP y a la caída en la producción del energético por las fluctuaciones en las exportaciones de gas natural a Brasil y Argentina. El consumo diario de GLP en el país bordea las 1.000 TM/día.

Producción. Al primer semestre, la producción diaria de GLP en plantas y refinerías alcanzó, en promedio, un volumen de 923,36 TM/día. El 38,8% de los volúmenes de venta del combustible corresponde a La Paz. Le siguen Cochabamba (17,2%) y Santa Cruz (14,8%). Al primer semestre de este año, los volúmenes importados de diesel representaron aproximadamente el 54% de las ventas totales al mercado interno, según datos del boletín estadístico de YPFB. El informe oficial añade que “los precios de importación para los diferentes combustibles varían en función al precio internacional del petróleo, punto de entrega, tipo de producto, medio de transporte y costo de flete”.

El diesel oil es el combustible de mayor demanda en el mercado interno. De enero a junio se comercializó un promedio de 21.528 barriles por día. La comercialización de este combustible se centralizó mayormente en los departamentos de Santa Cruz en un 40%, La Paz en 16,4% y Cochabamba en 16,7%, representando estos departamentos el 73,4% del consumo total de este combustible, se lee en el boletín de YPFB.

“En relación al mismo período del 2009, los volúmenes comercializados de este combustible fueron superiores en 8,7%”, añade.