Charagua, Bolivia. Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) Corporación reanudó este miércoles tareas de exploración petrolera, después de 15 años de que esta actividad se concentrara en manos de empresas privadas, con la puesta en marcha del proyecto sísmica 3D Itaguazurenda, en el municipio de Charagua, en el departamento de Santa Cruz.

"Para YPFB este día es especial, porque después de 15 años, YPFB retoma las actividades operativas y reales (de exploración) con el proyecto de la sísmica 3D en Itaguazurenda", manifestó durante el acto de inauguración, a cargo del presidente Evo Morales.

Villegas sostuvo que la estatal petrolera, creó y consolidó en los últimos seis años, una Gerencia de Exploración y Explotación que impulsa proyectos de prospección para descubrir nuevas riquezas hidrocarburíferas en Bolivia.

"Ahora llegó el momento de la exploración, estos dos últimos años hemos trabajo intensamente en YPFB para la elaboración de un plan de exploración que se está implementando", remarcó.

El presidente de YPFB Corporación explicó que el proyecto sísmica 3D Itaguazurenda permitirá de manera inicial, levantar, procesar e interpretar información geográfica de la región, con el objetivo de encontrar nuevas reservas de distintos elementos hidrocarburíferos, tales como gas natural, petróleo y condensados, entre otros.

Asimismo, dijo que luego del la interpretación de la información geográfica, el proyecto 3D Itaguazurenda delimitará el pozo exploratorio encontrado para su perforación.

"Si el resultado es positivo, debemos realizar inversiones para el desarrollo, eso quiere decir plantas de procesamiento, gasoducto, sistemas de evacuación que aproximadamente", complementó.

Por su parte, el gerente de Exploración y Explotación de YPFB, Donald Osinaga, dijo que la empresa china Sinopec se adjudicó el proyecto de sísmica 3D Itaguazurenda por más de US$12 millones.

Según YPFB, la exploración sísmica es un método que se utiliza para conocer la magnitud de los reservorios de gas o petróleo que hay debajo de la tierra y consiste en emitir ondas de sonido a través de generadores de energía que viajan por medio de las capas de rocas y son registradas por unos instrumentos llamados geófonos para su interpretación con sistemas de software especializados.