Brasilia. Brasil, el principal productor mundial de café, debería tener una cosecha de tamaño normal en la mayoría de las regiones en la temporada 2011/2012, pese al clima seco al comienzo del desarrollo de los cultivos, dijeron cooperativas cafeteras esta semana.

Los precios de los futuros del café arábigo, del que Brasil es el mayor productor mundial, subieron fuerte en el segundo semestre del 2010 ante previsiones de un suministro estrecho este año, con un ascenso desde junio hasta unos 2,30 dólares por libra a inicios de enero.

Brasil con seguridad verá una cosecha mejor que los 48,1 millones de sacos de 60 kilos producidos el año pasado debido a que los árboles están entrando en el período de baja del ciclo bienal de alta y baja producción.

Sin embargo, los agrónomos afirman que para ser un año de baja, la producción será bastante típica, excepto por un menor rendimiento en el norte del estado de Sao Paulo.

La última cosecha en año de baja producción, en 2009/2010, rindió 39,5 millones de sacos, la mayor recolección en la última década para ese período del ciclo.

"(La cosecha) se ve normal. El 2011 será mucho menor que el 2010, pero nada fuera de lo ordinario. Ha estado lloviendo bastante", dijo Mario Ferraz de Araújo, agrónomo de Cooxupe, la mayor cooperativa de café del mundo, en el principal estado productor de café, Minas Gerais.

Minas produce más de la mitad del café brasileño.

De Araujo dijo que las granjas alrededor de la ciudad de Guaxupe, donde tiene su oficina central la cooperativa, exhibían poco daño pese a un largo período seco que duró más semanas de lo normal en el 2010, y dejó a los árboles con insuficiente agua justo cuando empezaban a florecer.

El presidente de Cooxupe Carlos Alberto Paulino dijo que tomando en cuenta la baja bianual y el tiempo más seco, Cooxupe prevé que la producción en las regiones donde opera caiga desde 9,3 millones de sacos el año pasado a unos 6 millones de sacos en el 2011.

El Ministerio de Agricultura emitirá su primera estimación oficial para el cultivo el jueves en la mañana.

Con Colombia en camino a un tercer año de producción reducida y con los problemas climáticos en Vietnam, productor de café robusta, el mercado probablemente se vuelva cada vez más dependiente de Brasil, al menos el próximo año.

Mientras en la mayoría de las regiones cafeteras de Brasil la situación se ha normalizado con las lluvias, al norte del estado de Sao Paulo no le ha ido tan bien y dos cooperativas de la zona afirmaron que esperan una menor producción que en la última temporada de baja en el ciclo bienal.

"Las flores no 'tomaron'. El sol las cocinó", dijo Roberto Maegawa, agrónomo de la cooperativa Cocapec, en el norte de Sao Paulo.

El especialista agregó que muchas flores florecieron, pero que muchas no dejaron fruto del café al marchitarse.

Maegawa trabaja con una estimación de una producción cerca de un 15% menor a lo típico para un año de baja producción en esa región.

El café de Sao Paulo, la mayor parte del cual se cultiva en el norte del estado, provee de alrededor de un 10% de la producción total de país.