Sao Paulo. Heladas ligeras se registraron este lunes en algunas áreas de maíz en el sur de Brasil a medida que una ola de frío atravesaba el centro-sur del país, tras lluvias intermitentes durante el fin de semana que proporcionaron cierto alivio a los cultivos del grano, aunque persisten los temores por la caña de azúcar.

Según meteorólogos y datos de Thomson Reuters Agricultural Weather Dashboard, las heladas se produjeron en el sur y el oeste del estado de Paraná -el segundo más grande productor de granos de Brasil- pero con bajo potencial de daños.

También hubo informes de heladas muy ligeras en áreas bajas de Sao Paulo y Minas Gerais, grandes productores de café y azúcar, pero también con bajo potencial de daño para los cultivos.

"Nada significativo" dijo a Reuters un corredor de café de Minas Gerais.

Las principales preocupaciones se siguen centrando en el clima seco y su impacto en los campos de maíz y caña.

Las lluvias cayeron en buena cantidad el fin de semana en el sur de Paraná, pero estuvieron por debajo de los niveles esperados en Sao Paulo y Minas Gerais. Los pronósticos de precipitaciones en la parte final de mayo se han recortado fuertemente.

"No es tanto la helada, sino la sequía lo que preocupa a la gente", dijo Carlos Hugo Godinho, agrónomo de la agencia de investigación agrícola de Deral.

Godinho agregó que las lluvias en parte del oeste del estado mitigaron los efectos de la sequía en ciertas áreas de maíz, pero la situación aún era crítica para los campos en el norte de Paraná.