Londres. El fundador de WikiLeaks Julian Assange dijo que está casi seguro de que este viernes no abandonará su refugio en una embajada londinense para ingresar a una estación policial británica como parte del proceso de extradición a Suecia, donde lo requieren por acusaciones de delitos sexuales.

Assange se refugió en la sede diplomática de Ecuador en Londres tras una inesperada solicitud de asilo político la semana pasada. El jueves, la policía británica lo citó a una estación policial de Londres, exigiéndole que abandone la embajada.

Pero Assange, al ser consultado más tarde en una entrevista telefónica con el canal de televisión BBC si abandonaría la embajada, respondió que "nuestro asesoramiento (nos dice) que la ley de asilo, tanto internacional como domésticamente, tiene prioridad en Gran Bretaña sobre la ley de extradición, así que la respuesta es casi con seguridad que no".

Assange, de 40 años, se arriesga a ser arrestado por violar los términos de su fianza si sale de la embajada en Londres, lo que mantiene a sus seguidores y a la policía en una encrucijada sobre el siguiente paso a seguir.

La policía británica dijo que entregó una notificación formal para que Assange se entregue y acuda a una estación policial "en una fecha y hora a nuestra elección".

La policía agregó que Assange sigue violando las condiciones de su fianza y que si no se entrega seguiría infringiendo esas condiciones, por lo que sería arrestado.

La cadena británica BBC reportó que la unidad de extradición entregó una notificación tanto a Assange como a la embajada de Ecuador. La sede diplomática del país sudamericano declinó hacer comentarios.

Assange enfureció a Washington en el 2010, cuando su sitio de internet WikiLeaks entregó a diversos medios cientos de miles de documentos secretos de diplomáticos estadounidenses.

El ex pirata informático niega cualquier delito en Suecia y teme que si es enviado a este país pueda ser luego extraditado a Estados Unidos, donde cree que podría enfrentar acusaciones por delitos que son castigados con la pena de muerte.

Assange, conocido por su comportamiento imprevisible, causó una tormenta mediática en Gran Bretaña con su pedido de asilo. La embajadora de Ecuador en Londres voló a Quito para discutir si se le concederá la petición, pero la decisión aun no ha sido tomada.

Por protocolos diplomáticos, la policía no puede ingresar a la embajada sin autorización de Ecuador. Pero incluso si Quito concediera la petición de asilo, Assange no puede viajar a Ecuador sin atravesar Londres y exponerse a un arresto.