DIJIMOS: Los productores colombianos no sólo están sufriendo en los mercados de exportación por la redoblada competencia. A nivel interno los dolores de cabeza también se multiplican. La volatilidad de los precios ha afectado las cosechas de los pequeños campesinos y, con ello, su subsistencia (“Crisis a cuestas”, AméricaEconomía N° 418).

LO NUEVO: No sólo la industria del café vive uno de sus momentos más difíciles. Cientos de colombianos se han volcado a las calles para reclamar la falta de apoyo del gobierno al agro, que se ha visto afectado por la entrada en vigor de varios Tratados de Libre Comercio y por la falta de apoyo del gobierno.