Luego que, hace unos años, Francis Ford Coppola partiera de Argentina tras dirigir su film Tetro, dejó tras de sí la leyenda de un amor de sábanas con una famosa, y juvenil, actriz local. Eso y una imagen magnífica -tomada por Annie Leibovitz- junto a su hija, Sofía, para una campaña de Louis Vuitton; varios recortes de notas periodísticas que lo muestran visitando restaurantes locales, los que hasta hoy lo destacan con orgullo; y Jardín Escondido, un vástago de su cadena Coppola Resorts. Se trata de un pequeño hotel boutique, construido usando la casa que ocupó durante el rodaje. Inaugurado en junio de 2010, el creador de Apocalipsis Now trató de mantener el modelo de sus cuatro “hermanos” que están en Belice, Guatemala e Italia: tamaño mínimo, diseño propio, localización singular y la atracción fetichista de dormir en un espacio como la “Suite Francis”, habitación de lujo que él ocupó durante meses.

Pero en Buenos Aires hay más competencia que en el interior de Belice o en Bernalda. Por ello durante agosto, se anunció que el también exitoso productor de vino, entregó la administración a la cadena brasileña Bourbon Hoteles & Resorts. Con doce hoteles en su país y uno en Paraguay, BH&R dedicó todo julio a refaccionar el lugar y lo relanzó con el nombre BE (Bourbon Exclusive) Jardín Escondido by Coppola. ¿Por qué el acuerdo con los brasileños y no con una cadena local o estadounidense? Aparte de una amistad de cerca de diez años con Alceu Vezozzo hijo, su presidente, por una lógica impecable: “En Brasil tenemos una base de clientes muy grande, que vamos a utilizar para venderles el hotel porteño”, dijo éste en la presentación. Y dado que el objetivo es mejorar el nivel de ocupación del 50% al 70% u 80% (con siete habitaciones en total). Con los 900.000 turistas brasileños que cada año visitan Argentina, cumplirlo no parece tan difícil.