Buenos Aires, EFE. Argentina afirmó este viernes que recurrirá a todas las instancias judiciales en el litigio con fondos de inversión en tribunales de Nueva York, luego de que un juez de ese distrito ordenara al país suramericano no cambiar el lugar de pago a sus acreedores privados de deuda.

El secretario de Finanzas argentino, Adrián Cosentino, afirmó que la orden del juez neoyorquino Thomas Griesa de prohibir a Argentina hacer cualquier cambio en los contratos de los bonos sin previa aprobación de la Corte de Nueva York "no agrega ningún elemento nuevo a la causa ni al proceso judicial" en Estados Unidos.

Griesa tomó el jueves esa decisión en el marco de un juicio entablado por fondos de inversión que no aceptaron adherirse a las reestructuraciones de deuda argentina en 2005 y 2010.

Esos canjes fueron aceptados por el 93% de los acreedores con bonos argentinos que entraron en cese de pagos a finales de 2001, en medio de una severa crisis económica.

El parlamento argentino aprobó recientemente una ley que permitirá al gobierno argentino reabrir el canje para el 7% de los acreedores que aún no se adhirieron a la reestructuración.

Esa ley prevé, además, un cambio en el sitio de pago a los acreedores, para que las cancelaciones se produzcan en Argentina y, así, evitar que eventualmente los giros de dinero sean objeto de embargos por pedido de los fondos de inversión litigantes, que reclaman al país suramericano US$1.300 millones.

En declaraciones publicadas por el sitio del gobierno argentino, Cosentino dijo que la orden de Griesa "no tiene ninguna incidencia sobre el 7% de los bonos pendientes de reestructuración".

"Nuevamente el juez da un inmediato trámite al planteo de los (fondos) buitres, especificando en la misma orden un plazo para que Argentina brinde una respuesta", afirmó el funcionario.

El secretario de Finanzas reiteró que "Argentina continuará haciendo uso de todas las instancias que el procedimiento judicial otorga y que hoy supone completar los recursos a nivel de la Cámara de Apelaciones y el proceso respectivo ante la Corte Suprema" de los Estados Unidos.

En agosto pasado, la Corte de Apelaciones del Segundo Circuito de Nueva York confirmó un fallo de primera instancia de Griesa que obliga a Argentina a pagar a los fondos de inversión litigantes el ciento por ciento de la deuda reclamada.

La ejecución de la sentencia, sin embargo, quedó en suspenso pues Argentina apeló ante la Corte Suprema de Estados Unidos.