Al ver a Brasil aproblemado con la balanza de cuenta corriente, la devaluación del real, la primarización de su economía, la caída de los precios de los commodities y las protestas callejeras, muchos inversores de poca fe comienzan a desconfiar de la fortaleza de la “B” de los BRICS para seguir siendo un emergente asentado. De lo que no pueden dudar es de que –si de modelos se trata- la nación de Kaká y Neymar es un gigante con cuatro piernas muy esbeltas. Las pruebas son evidentes.

Es que el ránking Forbes 2013 de las modelos mejor pagadas del mundo le entregó el primer y el tercer lugar, respectivamente, a la gaúcha Gisele Bündchen y a bahiana Adriana Lima. Juntas sumaron US$48 millones en ingresos, superando en cerca de 30% a la suma de las otras ocho integrantes del top ten mundial. 

Bündchen sola se llevó US$42 millones, casi cuadruplicando a las tres modelos de EE.UU. del top ten (lo que incluye a la puertorriqueña Joan Smalls Rodríguez). Y ganando prácticamente diez veces más que la china Liu Wen, la modelo asiática mejor pagada. Finalmente, los ingresos de los puestos dos al diez son notablemente parejos. La pareja brasileña no tiene rival. O los encargados de marketing sólo pueden perder la cabeza por una de ellas a la vez.

3352