Managua, EFE. La cooperación de Venezuela con Nicaragua se cifró en US$314,3 millones en el primer semestre de 2013, un 4,3% menos que en el mismo período del año pasado, cuando fue de US$328,4 millones, informó el Banco Central nicaragüense (BCN).

Los fondos de la cooperación venezolana, que suman US$3.310,9 millones desde que el reelegido presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, asumió el poder en enero de 2007, son administrados al margen de la ley del presupuesto nacional, algo que es criticado por la oposición local.

La ayuda venezolana en el primer semestre de 2013 se desglosa en préstamos (US$286,1 millones, incluidos 285,4 en colaboración petrolera) y en inversión extranjera directa, principalmente en la de energía y en la construcción de una refinería (US$28,2 millones), precisó el banco emisor del Estado en un informe sobre cooperación oficial externa.

Según el Estado nicaragüense, la cooperación venezolana se ha utilizado este año para, entre otras cosas, financiar un subsidio energético (US$119,9 millones), la producción agropecuaria y forestal (US$6,5 millones), y el desarrollo empresarial (US$5,6 millones).

También para financiar el desarrollo del comercio (US$3,5 millones), la infraestructura de viviendas (US$2 millones) y otros proyectos productivos.

Además, para financiar un complemento salarial destinado a 150.000 trabajadores del sector público con ingresos menores a US$230 mensuales (31,6 millones), subsidiar el pasaje del transporte público de Managua (23,1 millones) y viviendas (10,8 millones), entre otros.

En 2012, la cooperación venezolana alcanzó los US$765,6 millones, lo que representó un aumento del 25,6% con relación a 2011, cuando fue de US$609,1 millones, según cifras oficiales.

La cooperación venezolana es canalizada a través de la empresa mixta petrolera Alba de Nicaragua S.A. (Albanisa), que se encarga de suministrar combustible.

Albanisa está integrada por PDV Caribe, filial de Petróleos de Venezuela S.A. (PDVSA), y la estatal Petróleos de Nicaragua (Petronic), que dirige el tesorero del gobernante Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), Francisco López.