Panamá. El presidente de Panamá, Ricardo Martinelli, sancionó una polémica ley que permite la contratación de médicos extranjeros en su país, para contar con especialistas en las áreas con deficiencias en la atención de salud.

El jefe de Estado justificó la decisión en medio de una huelga médica en el sector público que cumple hoy siete días, y que comenzó en rechazo a la iniciativa de ley impulsada por el ejecutivo y por considerarse que puede afectar a los galenos panameños.

Martinelli señaló que hay estadísticas que muestran que los panameños pierden cientos de citas y operaciones en los hospitales y centros de salud pública.

Atribuyó el conflicto en el sector de salud a tintes más políticos que profesionales.

Señaló que la discusión se originó por la negativa de algunos gremios médicos a cubrir plazas en diversas zonas del país que no cuentan con atención médica, y debido a que han quedado desiertas y a que no han sido cubiertas por profesionales panameños las plazas abiertas por el gobierno durante cuatro años.

El mandatario aseguró que la oposición a una solución concreta al problema de la falta de atención médica choca contra la obligación del Estado de garantizar la salud igual para todo el pueblo.

Recordó que Panamá es firmante de distintos tratados, convenciones, pactos y protocolos que protegen el derecho al disfrute del más alto nivel posible de salud y otros derechos humanos.

El presidente panameño destacó que la Organización Panamericana de la Salud (OPS) ha enumerado la conveniencia de establecer mecanismos para la contratación de médicos extranjeros, así como el trabajo con las universidades, para la formación acelerada de técnicos, profesionales y especialistas.

Aseguró que los diputados consideraron 14 de las 11 recomendaciones que hicieron los médicos en huelga.

Martinelli dijo que de esta manera se protege y da prioridad con la ley a los médicos panameños, y que en caso que no haya un médico panameño disponible para una plaza, el contrato con el médico extranjero requerido será sólo por un año, porque en ese tiempo puede graduarse un panameño y aspirar a cubrir esa plaza.

Comentó que hay ejemplos dramáticos, y detalló la cantidad de médicos especialistas que faltan en varias provincias del país.

El jefe de Estado agregó que la Ciudad Hospitalaria que se está construyendo en la ribera oeste del Canal de Panamá no será privatizada, como no será privatizado ningún otro servicio de salud de Panamá.

Agregó que dio órdenes para que todos los nombramientos de los médicos extranjeros que se contraten porque no hay profesionales que quieran cubrir esas plazas, se localizarán en otras provincias distintas a la capitalina de Panamá.

Martinelli afirmó que se están formando en el sector de salud más médicos especialistas ahora que hace cuatro años, y anunció que el gobierno destinará 20 millones de dólares pata becas anuales de especialización en el extranjero a médicos panameños que se comprometan luego a trabajar en las áreas apartadas del país.

Anunció también la decisión de hacer un fuerte aumento salarial a los médicos especialistas que quieran ejercer en lugares diferentes a la provincia capitalina.

El presidente panameño aseguró que firmaba la Ley pese a que hay algunos aspectos que los gremios médicos impusieron y que lo único que hacen es dificultar la contratación de profesionales extranjeros.