“Nosotros hemos cuidado (el territorio). Ahora, ¿qué nos quieren hacer? Queremos que respeten el territorio... Déjanos vivir como huaoranis”. Fue el pedido de la líder huaorani Alicia Cahuiya en el pleno de la Asamblea, antes de que se inicie el segundo debate y votación de la solicitud presidencial que viabiliza la explotación petrolera en los bloques 31 y 43 (Ishpingo, Tiputini y Tambococha) en el Parque Nacional Yasuní.

Cahuiya criticó a las empresas internacionales que ahora extraen petróleo en la Amazonía y pidió que se las obligue a indemnizarlos. Hasta ese momento la mujer se ganó los aplausos del bloque oficialista de Alianza PAIS (AP).

Pero cuando se quejó de una supuesta desatención del gobierno a su nacionalidad, de que la apertura de carreteras ha causado la muerte de los tagaeris y los taromenanes, y de que los pueblos aislados no conocen límites de zona intangible, los aplausos vinieron de la oposición, mientras que el oficialismo guardaba silencio.

Los asambleístas escucharon a Cahuiya, que además solicitó que les consulten sobre la explotación; a la líder kichwa amazónica, Blanca Grefa, que calificó al ITT como una esperanza para las comunidades pobres que habitan en el Parque; y a Yofre Poma, alcalde de Nueva Loja, que ratificó su apoyo a la explotación petrolera.

Ya en el debate, la oposición dio por hecho la aprobación del pedido con los votos de la mayoría legislativa de gobierno, por lo cual Lourdes Tibán (PK) anunció que se sumaría a los grupos que recogerán las firmas para la consulta popular.

Y Mae Montaño (CREO) criticó la “subordinación” del Legislativo al Ejecutivo.

De parte de los que votan con el oficialismo hubo posiciones extremas. Así, Antonio Posso (Avanza) pidió que se respete todo el territorio intangible y René Yandún (MIDC) rechazó la consulta previa por considerarla extemporánea y sería una irresponsabilidad no extraer petróleo de la zona intangible porque ya hay estudios.

Al final de la tarde, César Umaginga (PK) mocionó archivar el pedido por inconstitucional, pero la Presidencia de la Asamblea no dio paso porque en el primer debate ya se votó un pedido similar.

En el pleno intervinieron 33 asambleístas durante nueve horas. La presidenta encargada, Rossana Alvarado (AP), cerró el debate a las 18:00 pese a la oposición de las minorías.

La votación se inició a las 19:00. La petición de explotación se aprobó, finalmente, con los votos a favor de 108 asambleístas de AP y sus aliados. Otros 25 votaron en contra.

En la mañana de este jueves, Gabriela Rivadeneira, presidenta de la Asamblea, descartó la posibilidad de un veto del Ejecutivo a la resolución, aunque reconoció que no existe una normativa específica que señale cómo se opera en estos casos.