San Juan, EFE. El gobierno puertorriqueño estudia cómo evitar una nueva degradación de su deuda después de que la agencia Moody's alertara de la difícil situación económica de la isla.

El gobernador de Puerto Rico, Alejandro García Padilla, dijo a medios locales que se estudian medidas a tomar y en concreto se refirió al Sistema de Retiro de los Maestros, al que el informe de Moody's señalaba como una de las posibles reformas que el Ejecutivo no ha acometido todavía.

La reacción de García Padilla llega después de que el jueves Moody's bajara de Aa3 a A2, con perspectiva negativa, la nota de la deuda de la Corporación del Fondo de Interés Apremiante (COFINA), entidad creada en 2006 para financiar el pago o cancelación de ciertas obligaciones de deuda.

El gobierno había anunciado el pasado septiembre que Puerto Rico necesita US$2.043 millones (1.500 millones de euros) para equilibrar las cuentas públicas del presente año fiscal, una cantidad que espera recaudar con la emisión de deuda.

Para alcanzar ese objetivo fue presentado un proyecto de ley para enmendar legislación que permita a COFINA ampliar su capacidad de emisión de bonos para la financiación del Estado Libre Asociado de Puerto Rico.

La degradación de Moody's a COFINA supone un revés si el Gobierno decide emitir deuda a través de esa entidad por los mayores intereses que exigirán los compradores de bonos.

"El mayor peligro para los maestros es que no hagamos nada", dijo García Padilla sobre una posible reforma del plan de pensiones de ese colectivo.

La presidenta de la federación de Maestros local, María Elena Lara, dijo que el Gobierno quiere usar el dinero que aporta al sistema de pensiones de los maestros para mantener contentos a los compradores de deuda.

El gobernador apuntó otras medidas que se barajan para convencer a las casas acreditadoras y el mercado de la solvencia de Puerto Rico y su recuperación económica como el aumento de plantas de manufactura y la atracción de empresas a la isla.

Otras iniciativas en estudio son reducir los gastos de los ayuntamientos y la creación de 50.000 empleos en los próximos años, una de sus promesas electorales.

El gobernador se felicitó además porque Moody's, de momento, anunciara que mantiene en nivel Baa3 -previo de "bono basura"- los bonos de obligaciones generales del Estado Libre Asociado de Puerto Rico, aunque con perspectiva negativa, igual que los de COFINA.

El informe de Moody's reconocía ajustes significativos para enmendar la situación fiscal como la reforma de la Administración de los Sistemas de Retiro, de donde salen las pensiones para los empleados del Gobierno, excluidas las de los maestros.

La agencia subraya, sin embargo, en su informe que la recesión económica que sufre la isla dura ya siete años y que Puerto Rico corre el riesgo de no tener capacidad para refinanciar su deuda.

El profesor de Economía de la Escuela Graduada de Planificación de la Universidad de Puerto Rico, Santos Negrón, señaló a Efe que el mantenimiento de perspectiva negativa por parte de Moody's responde a que la economía de Puerto Rico no da señales de recuperación.

García Padilla se reunió hace una semana con representantes de Moody's en Nueva York para explicar los planes del Ejecutivo para cuadrar el déficit del presente año fiscal y la reducción de la deuda pública.

Un equipo económico del Gobierno había viajado a Nueva York el pasado septiembre después de que el mercado pasará factura a su deuda pública a largo plazo con la exigencia de unos intereses que llegaron a superar el 10%, lo que comprometía la emisión de nuevos bonos.

Por su parte, las también agencias de calificación Fitch y Standard & Poor's (S&P) mantienen la deuda soberana de Puerto Rico al nivel BBB-.