El fallo emitido en 1992 por la Corte Internacional de Justicia de La Haya en torno a la controversia limítrofe con El Salvador es inapelable y pudo haber sido revisado en 2002, pero la misma Corte no le dio la razón al país vecino, dijo este viernes el presidente de la República, Porfirio Lobo Sosa.

El gobernante rechazó declaraciones que, en ese sentido, hizo un magistrado de la Corte Centroamericana de Justicia, quien considera que la sentencia puede ser revisada para ver el caso de la isla Conejo.

“Quiero recordarles que el fallo fue en 1992, se pidió una revisión del fallo y en 2002, dijo la Corte: ya estuvo, es inapelable”, expresó Lobo Sosa. “Es más -resaltó-, debo decirles que el tema de la isla Conejo no fue objeto de discusión porque es lógico donde está ubicada. Si ustedes van cuando la marea está baja, está unida a tierra firme”.

Desarrollo del Golfo. Lobo Sosa recordó que con sus pares de Nicaragua y El Salvador han hablado en más de una oportunidad de desarrollar los tres países el Golfo de Fonseca.

“Lo que se ha hablado con el presidente Ortega (de Nicaragua) y con el presidente Funes (de El Salvador), con mucha voluntad de ellos dos, es que en el golfo pasamos con estos pleitos de quién es Conejo y esa es una islita, un islote”.

“Nos peleamos la pobreza ambos pueblos, entonces lo lógico es hacer una Zona Económica Trinacional de Desarrollo, de prosperidad, eso es lo lógico”, sugirió el gobernante. “Estamos hablando de la unión centroamericana y lo importante en este mundo globalizado es impulsar un proyecto conjunto”, dijo.

La “maldita burocracia”. Por otro lado, Lobo Sosa lamentó que la “maldita burocracia” le haya truncado muchos proyectos que él concibió y con pesar ve que pasa el tiempo y ya no pudo concretarlos.

“Yo quisiese haber hecho mucho más, pero la maldita burocracia” lo impidió, dijo Lobo Sosa. “Es lamentable cuántas cosas se retrasan por falta de voluntad de los funcionarios, el presidente a veces ordena algo y a veces se les olvida, aunque hay funcionarios excelentes”, expresó.

No dio detalles de las cosas que se le han retrasado por la burocracia estatal. Se le preguntó al mandatario sobre los problemas de aprobación de presupuesto que tiene el presidente de Estados Unidos, Barack Obama y dio a entender que muchos problemas tiene Honduras para andarse metiendo en la situación interna del país del norte.

“Yo estoy con el problema de los hondureños, de aquí para allá trasladarme es medio complicado. Ellos lo van resolver, si ellos tienen plata”, afirmó Lobo. Lobo Sosa es del criterio de que son los organismos del Estado los que tienen que investigar a quiénes se han enriquecido con el narcotráfico. El pasado martes, durante un evento en el Cohep, Juan Orlando Hernández reveló que en Honduras hay más millonarios por el narcotráfico .