Las víctimas pertenecen a las fuerzas de seguridad y murieron en dos ataques en las provincias de Ismailiya y del Sur del Sinaí, un día después de la violenta represión contra manifestaciones islamistas que provocaron al menos 51 muertos.

Paralelamente, un cohete fue lanzado en la capital de El Cairo contra un centro de emisiones, causando serios daños materiales aunque no víctimas fatales.

Los seis militares fallecieron en un asalto perpetrado por hombres armados en un camino castrense cerca de la localidad de Abu Zuer, en la provincia de Ismailiya, junto al canal de Suez.

El otro incidente se produjo en la ciudad de Tur, capital de la provincia del Sur del Sinaí, donde al menos cinco personas perdieron la vida y otras cincuenta resultaron heridas por la explosión de un coche bomba en la sede de la Dirección de la Seguridad Central de la provincia.

El atentado se registró cuando en el interior del complejo se celebraba una reunión de varios dirigentes de seguridad y entre los heridos se encuentra el general Hatem Amin, asistente del jefe.

Paralelamente, desconocidos dispararon hoy un cohete RPG contra un centro de emisiones por satélite en El Cairo, sin que se hayan registrado víctimas, informó a EFE una fuente de los servicios de seguridad.

La fuente precisó que el lugar atacado se encuentra en el barrio de Maadi, en el sur de la capital egipcia y allí se llevan a cabo emisiones internacionales por satélite.

Estos sucesos ocurren un día después de que Egipto viviera una jornada de violencia con 51 muertos y 375 heridos en los choques entre la policía y los islamistas en varias provincias egipcias.

Las fuerzas de seguridad se enfrentaron este domingo con seguidores del depuesto presidente Mohamed Mursi, que salieron a las calles en una jornada festiva en la que se celebraba el cuadragésimo aniversario de la guerra de 1973 con Israel.