Brasilia, Xinhua. La Agencia Canadiense de Seguridad en Comunicación (CSEC, según la sigla en inglés) practicó espionaje contra el ministerio de Minas y Energía de Brasil, de acuerdo a una denuncia del programa Fantástico de la red Globo de televisión, emitida en la noche de este domingo.

El material está basado en un documento obtenido por Edward Snowden, ex agente de la Agencia Nacional de Seguridad (NSA) de los Estados Unidos, sobre una reunión de la CSEC con países socios, entre ellos EEUU.

A través de un programa denominado Olympia, la CSEC consiguió tener acceso a emails y llamadas telefónicas de autoridades brasileñas, pero no hay evidencia de que el contenido de los mensajes haya sido violado, sólo quién habló con quién, dónde y cómo.

Al mismo tiempo, el documento muestra la sugerencia a los EE.UU. para una operación conjunta con el fin de invadir los servidores del ministerio de Minas y Energía responsables por la seguridad de la comunicación.

El ministro Edison Lobao afirmó que se trata de "un hecho grave que merece repudio", y recordó que la presidenta Dilma Rousseff criticó en septiembre en la Asamblea General de las Naciones Unidas los métodos de espionaje de los EE.UU.

Consultado por red Globo sobre la denuncia, el gobierno de Canadá respondió que no comenta asuntos de seguridad ni de inteligencia en el exterior.

Consultado por red Globo sobre la denuncia, el gobierno de Canadá respondió que no comenta asuntos de seguridad ni de inteligencia en el exterior.

Canadá es sede de algunas de las mayores empresas mineras del mundo, y el ministerio brasileño guarda informaciones estratégicas que pueden servir además a compañías interesadas en las licitaciones de energía que está programando el gobierno brasileño.

La nueva denuncia se suma a otras realizadas anteriormente por el periodista británico Glen Greenwald con base a documentos obtenidos por Snowden apuntando que la NSA practicó espionaje contra la propia presidenta Dilma Rousseff y sus principales asesores, así como contra la petrolera estatal Petrobras.

Rousseff decidió inclusive cancelar la visita de Estado que realizaría a los EE.UU. el 23 de octubre por considerar insatisfactorias las explicaciones recibidas del gobierno de Barack Obama con relación a las denuncias.