Buenos Aires, EFE. El gobierno argentino aseguró que "seguirá ejerciendo su defensa" en la batalla legal que mantiene en EE.UU con fondos de capital que rechazaron la reestructuración de deuda, después de que el Tribunal Supremo estadounidense decidiese no examinar un recurso de Argentina.

"La decisión de la Corte Suprema de Estados Unidos de no tratar durante este turno el caso de Argentina contra los 'fondos buitre' no modifica la situación de no innovar fijada por el panel del Segundo Distrito de Nueva York", afirmó en un comunicado, el secretario argentino de Finanzas, Adrián Cosentino.

El funcionario recordó que la Cámara de Apelaciones neoyorquina aún no se ha definido sobre el recurso de Argentina para que el fallo sea analizado por el plenario.

"Con estas decisiones jurídicas aún pendientes quedará abierto eventualmente para el futuro otro recurso extraordinario (certiorari) ante la Corte Suprema de los Estados Unidos", afirmó el secretario de Finanzas en el comunicado.

"Como afirmamos en reiteradas oportunidades, Argentina seguirá ejerciendo su defensa en el marco del proceso legal con todos los recursos judiciales disponibles", enfatizó el funcionario.

El máximo tribunal estadounidense no incluyó en la lista de casos que analizará a partir de este lunes el recurso presentado por Argentina contra el fondo NML Capital.

Este fondo especulativo lidera al grupo de acreedores que rechazaron en 2005 y 2010 la reestructuración de los bonos impagados desde finales de 2001, cuando Argentina declaró el cese de pagos en medio de una grave crisis económica y social.

Los querellantes se negaron a aceptar las quitas propuestas por el Estado argentino en los dos canjes de deuda y exigen el pago del cien por cien de su inversión más el pago de intereses.

El pasado 23 de agosto la Corte de Apelaciones del Segundo Circuito de Nueva York confirmó un fallo de primera instancia del juez Thomas Griesa que obliga a Argentina a pagar a los fondos de inversión litigantes 1.300 millones de dólares.

Tras el fallo, el Congreso argentino aprobó a petición del Gobierno una tercera apertura de canje de deuda con la esperanza de que ingresen a él el siete por ciento de acreedores que no lo hicieron en las reestructuraciones previas.

En los canjes de deuda de 2005 y 2010, Argentina logró una adhesión del 93 % para reestructurar una deuda en mora inicial de 102.000 millones de dólares, el mayor cese de pagos de la historia, con una quita del 65 %, fuertes ahorros en intereses y plazos de pago extendidos.

El Fondo Monetario Internacional ha transmitido en el pasado su temor a las implicaciones que una sentencia no favorable a Argentina pueda tener en los procesos de reestructuración de deuda en el futuro.