La inflación interanual disminuyó tres décimas en agosto en el conjunto de la OCDE para quedar en el 1,7%, debido a la moderación de los precios de la energía y en menor medida a la de los alimentos, según los datos publicados este martes.

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) explicó, en un comunicado, que el incremento en doce meses de la energía en sus 34 países miembros, que había sido del 4,5% en julio, pasó al 1,7% en agosto.

Junto a esa fuerte desaceleración de la energía, la subida de los precios de los alimentos también se ralentizó, pero de forma mucho más suave: pasó del 2,2 % al 2,1 %.

La inflación subyacente, que excluye la energía y los alimentos, se mantuvo estable en agosto respecto al mes precedente, en el 1,6 %.

El descenso de la inflación interanual se constató en casi todos los grandes países de la OCDE, empezando por Estados Unidos, donde cayó cinco décimas en un mes al 1,5%.

También fueron significativos los descensos en Alemania (cuatro décimas al 1,5%), Francia (dos décimas al 0,9%) y Canadá (dos décimas al 1,1%).

La inflación se mantuvo sin cambios en Italia (1,2%) mientras que subió en Japón dos décimas, pero sólo al 0,9 %.

En la zona euro en su conjunto, se constató una reducción de tres décimas al 1,3%.

España se quedó por encima de la media de los países de la moneda única, con un índice armonizado del 1,6% que se explica en gran parte por el tirón de los alimentos (4,4%) que no pudo ser compensado por la bajada de los precios de la energía (-2,2%). La inflación subyacente en España fue del 1,2%, también más que en la zona euro (1,1%).

Los miembros más inflacionistas de la OCDE en agosto fueron Turquía (8 %), Islandia (4,8 %), Estonia (3,6 %), México (3,5 %) y Noruega (3,3 %).

En el otro extremo, entre agosto de 2012 y el mismo mes de este año, los precios permanecieron estancados en Irlanda y sólo ascendieron un 0,1 % en Dinamarca, un 0,2 % en Portugal y un 0,4 % en Suiza.