Washington, EFE. El Fondo Monetario Internacional redujo hoy en tres décimas, hasta el 2,9%, su previsión de crecimiento de la economía mundial para 2013 y pidió "claridad" a la Reserva Federal ante el punto de inflexión en la política monetaria de EE.UU.

"El crecimiento global todavía es débil y las dinámicas de fondo están cambiando", advirtió el FMI en su informe semestral Perspectivas Económicas Globales, en el que se revisa también a la baja el crecimiento para el 2014, hasta el 3,6%, dos décimas menos de lo anticipado el pasado mes de julio.

El informe presta especial atención a la política monetaria estadounidense y destaca la convicción cada vez más generalizada en los mercados de que la Fed se aproxima a un punto de inflexión.

"Eso ha llevado a un aumento inesperadamente elevado en los diferenciales a largo plazo en EE.UU. y muchas otras economías, a pesar de la reciente decisión de la Fed de mantener las compras de activos", señaló el FMI.

El organismo alertó de que ese cambio podría plantear riesgos para las economías emergentes, donde la actividad económica se está ralentizando y la calidad de los activos financieros empeorando.

Según el Fondo, las economías emergentes crecerán este año un 4,5%, medio punto menos de lo anticipado en julio. En 2014 el crecimiento será del 5,1%, cuatro décimas menos de lo previsto.

De ahí que el organismo considere "esencial" una "implementación cuidadosa" y una "comunicación clara" por parte de la Fed.

Pese a que los mercados adelantan un próximo endurecimiento de las condiciones monetarias en EE.UU., el Fondo mantiene que la autoridad monetaria del país no subirá los tipos de interés de referencia hasta el año 2016.

Más allá de eso, el Fondo pronostica que el impulso al crecimiento global provendrá fundamentalmente de EE.UU., que se espera crezca un 1,6 % en 2013 y un 2,6 % en 2014, una y dos décimas menos, respectivamente, de lo pronosticado en julio.

Pese al renovado empuje de la locomotora económica estadounidense, el informe divulgado hoy alerta de que las proyecciones solo se cumplirán si se autoriza el gasto público discrecional frenado ahora por el cierre parcial de la Administración federal y se aumenta el techo de la deuda en los plazos previstos.

El informe publicado hoy también destaca la ralentización de la economía china, que pasará factura "a muchas otras economías", sobre todo a las exportadoras de materias primas en los países emergentes y en desarrollo.

A ese contratiempo se suma la pervivencia de viejos problemas, como el fragmentado sistema financiero de la zona euro y la deuda "preocupantemente elevada" de todas las economías avanzadas.