Buenos Aires, EFE. Opositores argentinos criticaron la falta de información sobre el estado de salud de la presidenta Cristina Fernández, intervenida este martes en una clínica de Buenos Aires de una lesión cerebrovascular, y solicitaron un "mayor seriedad institucional".

La presidenta fue intervenida este martes en el hospital universitario de la Fundación Favaloro para drenar un hematoma craneal resultado de un traumatismo que habría sufrido el pasado agosto en circunstancias que no han sido aclaradas y que medios locales atribuyen a una caída.

Nada se sabía de la dolencia de la presidenta hasta el sábado, cuando el portavoz presidencial, Alfredo Scoccimarro, anunció que Fernández sufría una "colección subdural crónica" que la obligaría a a suspender su actividad habitual durante 30 días.

Un empeoramiento de su estado, con hormigueos y pérdida de fuerza en el brazo izquierdo, llevó a los especialistas a decidir la intervención, aunque el único parte médico hecho público hasta ahora no ha arrojado mayores detalles.

La desinformación llegó incluso al propio gobierno argentino, según apunta este martes el diario La Nación, que asegura que la presidenta "solicitó restringir al máximo la información a la prensa y al público, pero también a los ministros y secretarios de Estado".

El propio vicepresidente, Amado Boudou, quien se encuentra al frente del Ejecutivo mientras se recupera Fernández, no fue informado del ingreso ni de la decisión de operar a la mandataria hasta instantes antes de darse a conocer oficialmente.

También referentes de la oposición, como el alcalde de Buenos Aires, Mauricio Macri, pidieron desde el primer momento mayor transparencia sobre el estado de la presidenta.

Macri expresó su preocupación por el hecho de que "no haya habido toda la información, que los médicos no se hayan parado y explicado".

A través de las redes sociales, otros dirigentes de la oposición, como la candidata a diputada por el Frente Progresista Cívico y Socia, Margarita Stolbizer, insistieron en que es "imprescindible información completa y confiable sobre su estado de salud".

Para la vicejefa del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, del partido Propuesta Republicana (Pro), María Eugenia Vidal, "es tiempo más que suficiente para comunicarle a la sociedad lo que pasa".

Médicos especialistas han lamentado también la falta de información sobre el cuadro clínico de Fernández.

"La información que ha trascendido es poca, lamentablemente", se quejó en declaraciones a Efe el neurólogo Gabriel Persi.

"Cristina padece hipotensión y arritmia cardíaca. Pueden ser factores causales de la hematoma, pero hay poca información", apuntó hoy el neurólogo Miguel Conocente a una emisora local.

Entretanto, según medios locales, el personal de la Fundación Favaloro ha recibido instrucciones de no hablar con los periodistas que hacen guardia en las puertas de la clínica y se ha prohibido el uso de teléfonos celulares.