El desafío clave de Perú es lograr un incremento de la productividad y evitar el riesgo, al igual que otras economías emergentes, de que los beneficios del crecimiento no lleguen a la población, según afirmó en Washington el ministro peruano de Economía, Luis Miguel Castilla.

"La productividad es el desafío clave, debemos cerrar la brecha con los países ricos", indicó Castilla en un foro sobre economías emergentes organizado por el Fondo Monetario Internacional (FMI), que celebra esta semana en Washington su asamblea anual junto al Banco Mundial (BM).

Para hacer frente a ese desafío son necesarias "reformas" del mercado laboral y educativas, entre otras, y eso "es parte de la agenda" del actual gobierno peruano, detalló el ministro.

"La reforma del sector público es lo que estamos llevando a cabo ahora", añadió.

Castilla insistió en la necesidad de poner en marcha reformas "para modernizar el gobierno y hacer más efectivo el servicio al ciudadano", ya que el "riesgo" en las economías emergentes y en general en Latinoamérica "es que la población no se beneficie del crecimiento".

"Si no hacemos reformas, todo el progreso será puesto en cuestión", dijo el ministro.

A su juicio, el buen desempeño de las economías emergentes en la última década ha tenido mucho que ver con unas condiciones del mercado "muy favorables", pero la situación está cambiando y en el futuro van a ser fundamentales "las buenas políticas".

"Tenemos la oportunidad de perseguir políticas correctas y reformas para poder tener un crecimiento sostenido", apuntó.

En el caso de Perú, Castilla recordó que, según las últimas previsiones del FMI, el país crecerá cerca del 6 % este año y en 2014, en parte gracias al "pico histórico" que ha alcanzado la inversión, que representa hoy casi un 30 % del Producto Interno Bruto (PIB).

El ministro enfatizó también que Perú es hoy un país "más resistente" porque ha sido capaz de diversificar su economía y, entre otras medidas, reducir su deuda, generar ahorro y realizar inversión en infraestructura.

Ahora "debemos hacer el país más atractivo para las inversiones, necesitamos atraer capital de largo plazo", señaló Castilla.