La inflación de Brasil subió el 0,35% en septiembre, lo que supuso una aceleración con respecto al pasado agosto (0,24%), pero una mejoría en relación al mismo mes del año anterior (0,57%), informó una fuente oficial.

Los precios acumularon un alza del 5,86% en los últimos doce meses, cifra que está dentro de las metas del gobierno para el año, según datos del Instituto Brasileño de Geografía y Estadística.

Entre enero y septiembre la inflación acumuló una subida del 3,79%, un alza ligeramente superior a la registrada en los primeros nueve meses del año pasado, cuando este indicador fue del 3,77 %.

El transporte aceleró sus precios un 0,44 % con respecto a agosto, con especial incidencia de los billetes de avión, que subieron un 16,09%.

La alimentación repuntó un 0,15%, los gastos de la vivienda subieron un 0,62% y el precio de las ropas y vestuario un 0,62%, según el IBGE.

El objetivo del gobierno para este año es una inflación del 4,5%, con un margen de dos puntos porcentuales.