Tras la designación que hizo la Casa Blanca de Janet Yellen para suceder a Ben Bernanke al mando de la FED, el Banco Central de EE.UU., dejará sin dudas un precedente más en la administración, ya que en sus más de 100 años desde la fundación del banco, esta será la primera vez que será administrado por una mujer.

Así las cosas, los futuros del S&P 500 ascienden 6,60 puntos. En tanto, los mercados aguardan conocer las actas de la última reunión de política monetaria de la Reserva Federal y los resultados de RPM International (RPM).

En la negociación previa a la apertura, Alcoa (AA), J.C. Penney (JCP), Oracle (ORCL), Apple (AAPL) y The Coca-Cola Company (KO) han subido un 3,27%, 2,45%, 1,05%, 0,95% y 0,54%, mientras que Yum! Brands (YUM) y Newmont Mining Corporation (NEM) han descendido un 7,19% y 0,53%, respectivamente.

En Europa, los mercados europeos operan principalmente al alza hoy, dado que la Casa Blanca indicase que nominará a Janet Yellen como la nueva presidenta de la Reserva Federal. En el mercado londinense, a media sesión, el índice FTSE 100 británico cae un 0,10%, hasta las 6.358,80 unidades. En el mercado bursátil de Fráncfort, el selectivo DAX sube un 0,20%, hasta las 8.570 unidades, mientras que el CAC 40 parisino se eleva un 0,50%, hasta las 4.154,50 unidades.

En Asia, los mercados terminaron la sesión principalmente en positivo. En la plaza tokiota, el índice Nikkei 225 concluyó hoy un 1,03% al alza, hasta alcanzar las 14.037,84 unidades.

En materia de divisas, el dólar ha ganado terreno frente a las principales monedas hoy. La Casa Blanca ha declarado que Barack Obama, presidente de los EE.UU., nominará hoy a Janet Yellen como la nueva presidenta de la Reserva Federal. Asimismo, los mercados se centrarán esta jornada en las actas de la última reunión sobre política monetaria del Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC, por sus siglas en inglés) que podría arrojar más pistas sobre el futuro del programa de compras de activos del banco central.

Mientras, cualquier progreso en torno a la resolución del cierre parcial del Gobierno federal en los EE.UU. podría repercutir en la confianza del mercado. Por su parte, la libra esterlina opera bajo presión frente al billete verde, como consecuencia de las decepcionantes cifras sobre la actividad industrial y manufacturera en agosto que fueron publicadas hoy en el país británico. Además, los inversores aguardan hoy la publicación de la estimación de NIESR sobre el PIB británico. El dólar ha avanzado un 1,09% y 0,46% con respecto a la libra esterlina y el euro, respectivamente.

En lo que respecta al entorno macroeconómico internacional, la Casa Blanca ha indicado que Barack Obama nominará hoy a Janet Yellen, la actual vicepresidenta de la Fed, como la nueva presidenta del banco central.

En Alemania, ajustada estacionalmente, la producción industrial creció más de lo estimado en agosto, un 1,40% en comparación con julio, mes en el que registró una contracción intermensual del 1,10% (dato revisado).

Al contrario, según datos interanuales, la producción industrial en el Reino Unido se contrajo un 1,50% en agosto, cifra mayor a las estimaciones, mientras que en julio experimentó una reducción revisada del 1,10%.

Barack Obama, Presidente de los Estados Unidos, ha declarado que está dispuesto a continuar negociaciones, pero no lo hará hasta que las “amenazas” de caos sobre la economía estadounidense por parte de la bancada republicana sean suspendidas. Así mismo, instó a los miembros del Congreso a poner fin a la parálisis parcial del Gobierno federal, subrayando las consecuencias catastróficas para el país si continúa dicho cierre administrativo.

John Boehner, presidente de la Cámara de Representantes de los EE. UU., ha reclamado negociaciones inmediatas con Barack Obama, tras rechazar su última propuesta de reabrir el Gobierno estadounidense en un corto período de tiempo, manifestando que ello equivale a la “rendición incondicional” de los republicanos.

Según las actas de la última reunión sobre política monetaria del Banco de Japón, los legisladores están de acuerdo en que el país nipón está experimentado una moderada recuperación económica. El banco central reiteró también que la economía sigue enfrentándose a riesgos de recesión, y que el organismo mantendrá sin cambios su programa de flexibilización cuantitativa, tanto tiempo como sea necesario para alcanzar y mantener la tasa de inflación en el 2%.