Lima. El jefe de Gabinete, Juan Jiménez, aseveró este jueves que con gusto se darán las explicaciones al Congreso sobre la reunión del presidente Ollanta Humala con su homólogo francés, Francois Holland, aprovechando una escala técnica en París, y ratificó que no hay nada irregular en ello.

Remarcó que el encuentro entre ambos mandatarios se llevó a cabo durante la escala que tuvo que efectuar el avión comercial que trasladaba a Humala de retorno a Lima, procedente de Tailandia e Indonesia, donde cumplió actividades oficiales.

“Eso ha sucedido también con otros presidentes (…) Ha sido una reunión informal. No ha sido una visita de Estado, ni oficial (...) No vemos ningún hecho irregular ni ninguna infracción y estamos gustosos de ir al Parlamento a explicarlo”, declaró a RPP, desde Canadá.

Jiménez Mayor recalcó que se trató de un encuentro corto y muy rápido en el que no se trató ningún tema de carácter personal ni familiar, y agregó que, si hubiese sido algo premeditado, se habría informado al Parlamento acerca de todos los detalles de esta cita.

Añadió que dentro de los 30 días posteriores al viaje del jefe del Estado al exterior se emitirá, como corresponde de acuerdo a ley, el informe pormenorizado de todo el periplo presidencial, incluyendo los costos y actividades realizadas fuera del país.

Consideró también que es exagerado señalar que el mandatario estaba impedido salir del aeropuerto de París o que debió haber viajado con su propio peculio.

“El jefe de Estado personifica a la Nación y, como tal, merece todo el respeto porque conduce la política exterior. Explicaremos al Parlamento para que se sepa que todo está de manera correcta y sin ningún tipo de violación ni infracción a ninguna norma”, subrayó.

Si bien opinó que es “tradición constitucional” el hecho de pedir permiso al Congreso para que el mandatario pueda salir del país, Jiménez se mostró partidario de discutir la posibilidad de someter a revisión este tipo de normas “arcaicas” que generan “una serie de problemas”.

Detalló que cuando el presidente se ausenta del país, su despacho es encargado al vicepresidente de turno, quien a su vez solo se limita a esa labor, es decir, carece de facultades para poder tomar decisiones trascendentes de carácter normativo y/o político.

“En un momento global en el que vivimos, así viaje el presidente, igual sigue ejerciendo la Presidencia. Las comunicaciones son impresionantemente rápidas y puede tomar decisiones aquí y en la China, y sigue en capacidad de manejar los asuntos de Estado”, puntualizó.

La Comisión de Relaciones Exteriores del Congreso de la República citó para el lunes 14 a la canciller Eda Rivas para tratar sobre los detalles de esta cita en París (Francia).