La presidenta brasileña, Dilma Rousseff, se reunió este miércoles con el presidente de la Corporación para la Asignación de Nombres y Números en Internet (ICANN), Fadi Chehadé, a quien recibió en Brasilia para hablar de ese asunto, según explicó el ministro de Comunicaciones, Paulo Bernardo Silva.

La mandataria en su cuenta de Twitter confirmó el encuentro y dijo que en la reunión defendió su propuesta sobre los límites al espionaje y el nuevo marco de leyes en internet, presentada semanas atrás en la Asamblea de la ONU, en Nueva York.

"Icann sabe de la propuesta presentada en la ONU sobre el marco civil de Internet con los siguientes principios: la libertad de expresión, la intimidad, la gobernabilidad democrática, multilateral, ejercida con la transparencia, la universalidad, la diversidad y la neutralidad", dijo la mandataria y agregó que el directivo "expresó su admiración" por el proyecto.

A su vez, confirmó que Brasil organizará una conferencia global para el año próximo, donde se debatan leyes y herramientras que limiten el espionaje cibernético, con la participación de "gobiernos, empresas, ONG, la sociedad civil y la academia",  informaron fuentes oficiales.

En este sentido, el ministro Silva reconoció que después de que fue víctima del espionaje de las agencias de EE.UU. y que se supo que sus comunicaciones y las de empresas brasileñas fueron interceptadas, Rousseff está convencida de que la seguridad en internet es un asunto que debe ser tratado en el ámbito multilateral.

"En el debate deben participar todos los actores relacionados con internet", pues "no se puede permitir que intereses económicos, políticos o religiosos interfieran en la libre circulación de las ideas", afirmó el ministro, quien adelantó que la conferencia puede celebrarse en Río de Janeiro en abril de 2014, reseñó la agencia EFE.

Por su lado, el presidente de la Icann garantizó su colaboración para la celebración de la conferencia y manifestó su "admiración" por la forma en que Rousseff denunció el espionaje de Estados Unidos en la ONU.

"El mundo escuchó a la presidenta brasileña, que habló con una profunda convicción, mucha valentía, y exteriorizó la frustración de muchas personas de todo el mundo, que han sentido que la confianza que tenemos en la internet se ha quebrado", dijo.

Además de expresar su apoyo al debate propuesto por Rousseff, Chehadé dijo que la presidenta "debe ejercer su liderazgo en todos los niveles, a fin de asegurar que todos podemos reunirnos en torno a un nuevo modelo de seguridad, en el que todos seamos iguales".

Las actividades de espionaje de Estados Unidos en Brasil fueron conocidas gracias a documentos filtrados por el ex analista de la Agencia Nacional de Seguridad (NSA) Edward Snowden y divulgados por el canal de televisión Globo.

Brasil protestó enérgicamente frente a EE.UU. y exigió que le fueran dadas "explicaciones" por escrito, pero los argumentos del gobierno de Barack Obama fueron considerados "insuficientes", por lo que Rousseff postergó la visita de Estado que tenía previsto hacer a Washington el 23 de octubre.

El domingo pasado, el canal Globo reveló nuevos documentos, según los cuales Canadá también se valió del espionaje electrónico para tener acceso a datos del Ministerio de Minas y Energía de Brasil.