Sala de Inversion.  Si bien las últimas noticias de la FED, tienen relación con la nominación de Janet Yellen para que esté a cargo de la dirección del Banco Central de EE.UU., aspectos como la disminución del alivio cuantitativo no dejen de preocupar.

De acuerdo a las minutas dados a conocer este miércoles, importantes funcionarios se mostraron preocupados de la decisión de mantener las compras de bonos por US$85.000 millones mensuales pudiera dañar la efectividad de las comunicaciones con los inversores, quienes esperaban una reducción.

La divisa estadounidense se ha debilitado en los últimos meses frente a las principales monedas del mundo: la última decisión de tasas de la Reserva Federal de los Estados Unidos decepcionó al mercado y provocó una depreciación significativa del dólar a nivel global.

El mercado estaba esperando que la Fed redujera la compra de activos que la institución realiza en forma mensual. Un sondeo realizado por Bloomberg indicaba que varios economistas esperaban que la compra de activos de bonos del Tesoro se modificaría a US$40 billones desde los US$45 billones que está actualmente. Pero, finalmente, la Fed mantuvo su compra de activos en US$85 billones y no cumplió con lo que había anunciado previamente: que posiblemente en septiembre comenzaría a modificar la compra de activos.

Al mantener la política monetaria expansiva sin cambios, volvió a instalarse el fundamento bajista del dólar y alcista para las acciones, y es lo que hemos visto en las últimas semanas.

En particular, el cruce dólar-yen (USDJPY) no mostró una caída tan pronunciada. A priori, era esperable que en un escenario donde la Fed no modifica su política, la divisa japonesa tenga una fuerte apreciación frente al billete verde. Posiblemente, el par no se ha depreciado tanto porque el mercado continúa considerando las políticas monetarias agresivas que el Banco de Japón (BoJ) está llevando a cabo desde hace ya varios meses.

Según Martín Perera, client trading services de Saxo Capital Markets las autoridades monetarias niponas están muy firmes en su objetivo de depreciar la moneda y alcanzar un objetivo de inflación. El banco se ha comprometido a hacer lo necesario para cumplir con dichos objetivos.

El cruce bajó desde niveles superiores a 100 yenes por dólar hasta niveles por debajo de 97, lo que inevitablemente mantiene a muchos inversores pendientes de si el cruce quebrará y mantendrá el nivel de 100 en el corto plazo.

Lo fundamental a considerar en este momento son dos elementos. Por un lado, lo que la Reserva Federal pueda llegar a anunciar el 31 de octubre en relación a la decisión de tasas y a la compra de activos; y por otro, como será el desenlace del “shutdown” del gobierno estadounidense que ha provocado un cierre parcial de la administración.

En relación a la tasa de referencia, por supuesto que no habrá cambios; el mercado estará atento a la compra de activos. A pesar de ello, si la Fed no cambia la compra de activos, consideramos que el mercado de todas formas se decepcionará porque luego de esta decisión habrá que esperar hasta mediados de diciembre para saber si efectivamente antes de que finalice el año Ben Bernanke modificará la política monetaria.

Recordemos que para inicios de 2014, el titular de la Fed no continuará al frente de la Reserva Federal y posiblemente sea sustituido por Janet Yellen.

En lo que respecta al cierre parcial de la administración, evidentemente Estados Unidos está atravesando un conflicto político muy serio en el que los principales partidos no se ponen de acuerdo y esto amenaza seriamente el desempeño económico debido al impacto económico -además de político- que este cierre parcial de la administración genera.

Nuestra expectativa es que no existan modificaciones para fines de octubre pero sí para la decisión de diciembre, con lo cual, seguirá siendo en alguna medida bajista para el dólar en el corto plazo pero en la medida que el mercado vaya ajustando sus expectativas, el dólar debería comenzar a fortalecerse.

Adicionalmente, en la medida que las autoridades monetarias de Japón continúen con su política actual o incluso sean más agresivos, llevará a dar un soporte al cruce dólar-yen.

En lo que respecta a los pronósticos que se pueden ver en Bloomberg, para el último trimestre de 2013 se espera un nivel de 101 y para el primer trimestre de 2014 niveles de 103, lo que en alguna medida va acorde a nuestra expectativa de que el billete verde se fortalecerá frente a la divisa japonesa.