Rio de Janeiro, Xinhua. El empleo en la industria brasileña cayó 0,6% en agosto en comparación con julio, el cuarto descenso consecutivo del índice, informó hoy el estatal Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE).

Según los datos, en agosto la reducción de empleos en la industria brasileña fue la más pronunciada desde abril de 2009, cuando reculó 0,7%.

En el acumulado del año, entre enero y agosto, el índice tiene un descenso del 0,8%, mientras que en los últimos 12 meses hasta agosto, la caída llega al 1%.

En comparación con agosto de 2012, la caída de los empleos en la industria brasileña fue del 1,23%, el 23% descenso seguido en la misma comparación y el mayor desde diciembre, cuando bajó un 1,4%.

El descenso en el nivel de empleos en la industria brasileña en agosto coincide con los datos sobre la producción de las fábricas del país, que se mantuvo estancada en el mismo mes. La eliminación de puestos de trabajo en la industria se detectó en 13 de las 14 regiones analizadas, con destaque para el nordeste, con una caída de 4,9%, y en el estado de Santa Catarina (sur), donde la destrucción de empleos industriales aumentó un 0,9%.

Por sectores, los que más puestos de trabajo perdieron fueron el de productos de metal (-4,6%), máquinas y aparatos electrónicos y de comunicaciones (-4,3%).

Además, calzados y cuero (-4,7%), máquinas y equipamientos (-2,9%), productos textiles (-4,4%), otros productos de la industria de transformación (-3,6%), madera (-5,7%), refino de petróleo y producción de alcohol (-5,1%) y minerales no metálicos (-2,1%).

En cambio, los impactos positivos vinieron de los sectores de neumáticos y plásticos (3,3%), alimentos y bebidas (0,8%) y medios de transporte (1,3%).

En el acumulado del año, el descenso de los empleos en la industria brasileña se detectan en 11 de los 14 locales estudiados y en 11 de los 18 sectores, destacando la región nordeste (-4,4%) y el sector de calzados y cueros (-5,3%).

La industria brasileña es uno de los sectores que más sufre la crisis económica internacional, pese a los estímulos impulsados por el gobierno.

En 2012, la producción de las fábricas brasileñas cayó 2,6% ante la de 2011.