Nueva York. JPMorgan Chase, el mayor banco de EE.UU. por volumen de activos, obtuvo entre enero y septiembre un beneficio neto de US$12.645 millones (9.320 millones de euros), lo que supone un descenso del 19% respecto al mismo periodo de 2012.

Los ingresos, por su parte, apenas variaron en el periodo, ya que en los primeros nueve meses del año alcanzaron US$73.450 millones  (54.139 millones de euros), prácticamente lo mismo que un año antes, cuando alcanzaron US$73.378 millones (54.087 millones de euros).

Si bien los dos primeros trimestres del año se saldaron con beneficios, el tercero le ha supuesto a la entidad una pérdida de US$380 millones (unos 280 millones de euros).

El presidente y consejero delegado de JP Morgan, Jamie Dimon, ha atribuido este resultado negativo a la elevada cuantía de la multa a la que tuvo que hacer frente -US$920 millones- por haber ocultado la gravedad de las pérdidas masivas ligadas a las transacciones de un operador conocido como "la ballena de Londres".