Los trabajadores de la cadena Starbucks en Chile lamentan la postura de la empresa de insistir en prácticas antisindicales contra la única organización laboral que tiene la cafetería en América Latina.

Giordano Salazar, presidente del sindicato, afirma que el sábado comenzaron una nueva negociación colectiva, aunque no ven cambios en la administración de la compañía respecto al trato con los trabajadores.

La cadena el año pasado fue multada por un total de CH$50 millones (US$99.748,6) por aplicar prácticas antisindicales, quedando registrada en la lista negra que elabora la Dirección del Trabajo, por lo que no puede realizar contratos con el Estado por un período de dos años.

Misma conducta. "Luego de cuatro años de trabajo sindical la compañía ha mantenido una conducta, desde su casa matriz, de antisindicalidad total, de vulneración de los derechos colectivos de los trabajadores y ha optado constantemente por usar todos sus recursos logísticos, financieros y operativos para debilitar al sindicato y hoy día tenemos una negociación colectiva en que se niega a acceder a las peticiones del sindicato", afirma.

El principal problema entre las partes es el bono de colación que actualmente es inexistente para los trabajadores, quienes denuncian que los gerentes de la empresa si tiene acceso a este derecho.

Salazar sostiene que las prácticas antisindicales "han logrado que la sindicalización baje de 50% a 6%", pues se verifican "despidos, discriminaciones en ascensos, presiones directas, insultos a dirigentes sindicales y han habido despidos de delegados, que han sido reincorporados por orden judicial".

Quejas. "Para la negociación colectiva se presentó un proyecto, pensando en la realidad de la compañía para lograr un acuerdo, pero la mesa negociadora se ha reunido dos veces pues la empresa ha dilatado mucho el proceso y no se nos ha ofertado absolutamente nada, salvo la posibilidad de que los trabajadores del sindicato renuncien a la compañía, siendo indemnizados, lo que es una práctica antisindical", precisa.

El sindicato estudia la posibilidad de interponer una queja en la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), por violaciones a la directrices para empresas multinacionales, además de recurrir ante la Organización Internacional del Trabajo (OIT), contra el Estado chileno "por permitir que estas vulneraciones sigan existiendo".

* Lea además en Nación.cl Padre de Edward Snowden llegó a Moscú