La nominación de Yanet Yellen para dirigir los destinos de la Reserva Federal de Estados Unidos, no dejó indiferente a nadie, sobre todo, en momentos en que se discute continuar o no con las compras de bonos por US$85.000 millones mensuales, algo que podría dañar la efectividad de las comunicaciones con los inversores, quienes esperaban una reducción.

En este sentido, Augusto de la Torre, economista en Jefe del Banco Mundial para América Latina y el Caribe, afirmó a AméricaEconomía.com que "Estados Unidos se vio forzado a desplegar una política monetaria no convencional, pero absolutamente justificada por las circunstancias asociadas a la gran crisis financiera que se originó en 2008", agregando que "el despliegue de esta política no convencional fue tan masivo, que ahora la pregunta de fondo es como se repliega esa expansión, aspecto que está generando volatilidad en el mercado financiero".

Respecto de los efectos que tendría en la región, la reducción del estímulo monetario por parte de la Fed, De la Torre enfatiza que, "lo que más nos ha sorprendido a los latinoamericanos, es notar la sensibilidad del precio de los activos locales en América Latina, a las noticias y anuncios relacionados con la política monetaria de EE.UU.", en este sentido afirma que, "no solo se siente en las monedas. Nuestras monedas están respondiendo de manera muy elástica, y sobrereaccionando ante estas noticias".

Frente a este último aspecto, el experto de Banco Mundial para la región afirma que, "también vemos lo que pasa con las tasas de interés para los bonos del tesoro norteamericano a 10 años plazo, algo que está muy correlacionado con lo que se siente en los bonos que colocan los gobiernos de la región en moneda local". Para el economista, "este comovimiento de variables financieras, que no tiene nada que ver con nuestras condiciones internas y domésticas, sino que tiene que ver casi en su totalidad con estos fenómenos globales que se han transformado en una fuente de preocupación para América Latina, es una volatilidad que es independiente del manejo de nuestras economías”.

Sin embargo, para De la Torre hay un aspecto auspicioso ya que "afortunadamente en la región hay monedas más flexibles. No hay temor a la depreciación, entonces las monedas se convierten en un mecanismo de absorción de este tipo de choques", aun cuando "las condiciones financieras van a tener que reacomodarse dependiendo de lo que pase en Estados Unidos".

Crecimiento regional. Frente a la desaceleración económica que experimentaría la región hacía el futuro, el economista del Banco Mundial, dijo que hay dos dimensiones importantes que se deben analizar, esto es, "saber cual es el nuevo nivel de crecimiento de tendencia en el cual la región se va situar, una vez que disminuya la fuerza de los vientos externos". Así, De la Torre enfatiza que, "el gran debate será determinar el crecimiento potencial".