La política internacional del mandatario Evo Morales logró posesionar "intensamente" a Bolivia en el contexto mundial bajo la premisa de relaciones de respeto mutuo, en proporción a anteriores gobiernos que optaron al sometimiento a potencias extranjeras a cambio de cooperación, según el análisis de un experto internacionalista, un líder opositor y un ministro.

En entrevista con Xinhua, el ministro de Gobierno, Carlos Romero -uno de los ideólogos de la gestión de Morales-, el líder opositor emergente Juan Del Granado y el experto internacionalista y ex canciller Armando Loaiza, expresaron sus puntos de vista sobre la política internacional del mandatario indígena.

Durante el gobierno de Morales y en medio de la celebración de los 31 años de democracia en Bolivia, los analistas coincidieron, por separado, que Morales consiguió importantes victorias internacionales.

Aunque el ex canciller Loaiza y el jefe opositor Del Granado destacaron lo que llamaron la contradicción de Morales de su principio "relaciones con todos" por su resistencia a Estados Unidos y todo lo que representa el capitalismo.

En tanto, Romero consideró que el mandatario Morales logró hacer de Bolivia un referente importante y estratégico de la política internacional en la región.

"La presencia de Evo Morales al mando del país es un hecho histórico mundial porque se trata de una persona salida de los sectores permanentemente marginados en Bolivia y el mundo", manifestó el oficialista.

Potenciar las relaciones. El internacionalista Loaiza recomendó al Ejecutivo preocuparse más por potenciar las relaciones económicas, comerciales y políticas con los países vecinos como Brasil, Perú, Chile, Paraguay y Argentina y evitar priorizar exclusivamente en primera línea a Venezuela.

Lamentó que se descuide la relación con Brasil por el caso del senador Roger Pinto, con Chile por el excesivo ataque verbal por el tema mar y el Tratado de 1904, con Paraguay por su ideología política.

"En los últimos años la política exterior soberana impulsada por el gobierno de Morales ha logrado poner a Bolivia ante los ojos del mundo, dejando de lado el poder hegemónico y la tutela que ejercía Estados Unidos sobre el país sudamericano", enfatizó.

Bolivia es un país que gravita simultáneamente al menos en tres áreas geográficas esenciales, gravita hacia la cuenca endorreica del Pacífico, la cuenca del Plata, en toda la región del Plata, y la cuenca amazónica.

Esta ubicación debe ser aprovechada al máximo por el país, manifestó Loaiza.

Victorias internacionales. Tanto Loaiza como Del Granado destacaron los logros de la política exterior como el reconocimiento de los Derechos de la Madre Tierra; la declaración del acceso al agua como Derecho Humano; la Despenalización de la Hoja de Coca; y la declaratoria a 2013 como el Año Internacional de la Quinua, la demanda marítima ante la Corte de La Haya, pronunciamientos internacionales a favor de Morales cuando países europeos le negaron su espacio aéreo, entre otros temas.

Loaiza manifestó que Bolivia, por acciones de este gobierno y el imperativo de la política internacional actual, además de los compromisos que se tiene en diversos tratados multilaterales "tiene una intensa interrelación multilateral y bilateral".

Para Romero, el país ha logrado importantes triunfos en materia de política externa como el reconocimiento internacional del acceso del agua como un derecho humano que implica el cambio del constitucionalismo clásico. "Entonces Bolivia ha conseguido trascender su visión plurinacional en el contexto externo", dijo.

El gobierno también posesionó el reconocimiento de derechos de la Madre Tierra, en un contexto de crisis climática, ecológica. El reconocimiento mundial de la quinua con la visión de seguridad alimentaria. Además se logró despenalizar el acullico que es consiguientemente un triunfo internacional y también interno de reivindicación nacional.

Romero valoró la participación de los foros internacionales y su inserción de los procesos de integración económica de la región como importantes, además de su participación en el comercio mundial.

El ex canciller Loaiza coincidió con Romero al señalar que Bolivia se ha insertado en la economía y en la política internacional de forma creciente como un aspecto positivo, pero insistió en ampliar la diplomacia y aprovechar las áreas de libre comercio.

"En esta época de la globalización es inevitable que un Estado busque una inserción internacional muy profunda, ahora esa inserción debe hacerse a partir del buen relacionamiento con los países vecinos y de todo el mundo", aseveró.

Conflicto con EE.UU. La relación entre Bolivia y Estados Unidos es anormal por la expulsión de embajadores, los ataques verbales, recorte de cooperación e informes estadounidenses contradictorios que afectan a la política del Ejecutivo boliviano.

El ministro Romero dijo que existe de parte del gobierno la intención de apertura a un diálogo sincero, de cooperación recíproca y sin subordinación, con Estados Unidos.

"Lamentablemente, el gobierno de Barack Obama ha asumido una posición de reposicionar doctrinas de colonialismo, espionaje e intromisión que hace inviable alcanzar acuerdos en favor de nuestros pueblos", manifestó.

Para el ex canciller Armando Loaiza, Bolivia pasa por el peor escenario en la relación con Estados Unidos en los últimos 40 años.