Río de Janeiro. La inflación anual de Brasil hasta el mes de agosto, del 6,09%, fue el doble de la media de los países que forman el G20, según un informe divulgado por la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE).

La tasa inflacionaria de Brasil dobló la media del 3% que tuvo el grupo de los 20 países más ricos del mundo, según la OCDE. No obstante, la inflación brasileña está en un nivel medio en comparación con otros países del G20, y es la séptima más alta.

Así, dentro del grupo de "emergentes", países como India (10,7%), Argentina (10,5%), y Turquía e Indonesia, ambos cerca del 8%, tuvieron una inflación bien superior a la brasileña hasta agosto.

La OCDE calcula las inflaciones de los países del G20 en base a las variaciones de los precios de una cesta de productos típicos, de 15 países miembros del grupo y con base a la media de la inflación medida en los países de la Unión Europea.

El informe evidencia padrones "divergentes" de inflación entre las mayores potencias del planeta. Mientras los citados emergentes tuvieron tasas superiores al 8%, Japón, Francia, Canadá e Italia la tuvieron entre el 0,9% y el 1,2%.

En el mes de septiembre, la inflación brasileña divulgada por el gobierno fue del 5,86%, con lo que por primera vez en el año, bajó del 6%. Pese a ello, el aumento de los precios continúa siendo una de las principales preocupaciones del gobierno.

La semana pasada, el Banco Central optó por elevar la tasa básica de interés del 9% al 9,5%, asegurando que ello "ayudará a colocar la inflación en descenso y asegurar que esta tendencia continúe en el próximo año". En 2012, Brasil tuvo una inflación del 5,84%.