Alrededor de 60 hectáreas del proyecto Río Santiago, ubicado en los cantones San Lorenzo y Eloy Alfaro, en Esmeraldas, han sido reconformadas por la Empresa Nacional Minera (Enami EP), en cumplimiento a su política de minería responsable y amigable con el medio ambiente.

Terrenos que fueron explotados para extraer oro aluvial, ahora lucen recuperados y listos para ser revegetados con especies nativas como: chíparo, higuerón, caña guadua, balsa, naranja, entre otras; así como plantas ornamentales. Para ello, la estatal minera cuenta con un vivero, con alrededor de 1.200 plantas.

Esto puede verificarse en sectores como El Porvenir, La Toma, Zapote, Chanuzal, entre otros, donde operaron los frentes de la estatal minera y asociaciones legales de mineros pequeños del sector. Meses atrás en esos suelos, habían excavaciones, piscinas de sedimentación y maquinaria pesada usadas en la actividad minera; actualmente la vegetación ha echado raíces rápidamente.

Según la gerencia de Salud, Seguridad y Ambiente, en estas áreas donde se desarrollaron las fases de exploración y explotación, se ha ejecutado un trabajo de reconformación, es decir, se volvieron a colocar las capas del suelo inicialmente retiradas, para una posterior estabilización y siembra de plantas. 

De esta forma se ha logrado que el suelo retorne a su estado natural, en ese sentido la Enami EP está cumpliendo con la Licencia Ambiental y su Plan de Manejo Ambiental.

“Ese es el fruto del trabajo de una minería responsable con el medio ambiente, estas áreas posteriormente servirán para que la gente del sector pueda sembrar y realizar sus actividades agrícolas normalmente”, reiteró Santiago Arce, técnico de la gerencia de Seguridad, Salud y Ambiente. 

Es la diferencia con la minería ilegal que en el pasado, por décadas, produjo impactos ambientales no atendidos.

Según Arce, la meta de la estatal minera es reconformar el 100% de las áreas explotadas, lo que se cumplirá en base a un plan de cierre del proyecto Río Santiago.

A criterio de Francisco Aurelio Angulo, operador de la empresa, esto es un ejemplo para el país de cómo hacer una minería técnica. “Sí es posible cambiar la historia de lo que se hacía antes, esto es una minería responsable. Si a mí me tocaría vender una hectárea de tierra a la Enami EP con gusto lo haría porque el suelo queda bien para el cultivo de plantas nativas”, afirmó.

Por su parte, Lucas Valencia, dirigente de la comunidad de El Porvenir, considera que es un ejemplo para muchos mineros que trabajan de manera ilegal “pueden aprender viendo esto, la gente está contenta con los resultados porque van a poder sembrar lo que quieran”.