Lima, Andina. La creación de una gerencia administrativa en el Congreso, aprobada por la Mesa Directiva del Parlamento, dará mayor transparencia a los gastos y contratación de servicios de ese poder del Estado, y ayudará a desterrar eventuales casos de corrupción, opinó el ex contralor Genaro Matute.

Explicó que la nueva gerencia podría detectar de manera temprana cualquier irregularidad administrativa de un congresista o empleado del Congreso, al funcionar de manera separada de la Oficialía Mayor, que solo se haría cargo de los asuntos del quehacer parlamentario.

A su criterio, esto evitará que el oficial mayor del Congreso se vea obligado a combinar el manejo de los aspectos legislativos del Parlamento con la conducción administrativa de esa institución, lo que dificulta su labor.

Matute, quien recomendó al Congreso la creación de esta gerencia como parte de un proyecto de reforma administrativa, comentó también que su implementación debe ir acompañada de políticas administrativas orientadas a la transparencia, por ejemplo, permitir que los procesos logísticos de adquisiciones y contrataciones del Legislativo sean de conocimiento público.

“Eso no se tiene en este momento y se está trabajando también en cambiar las políticas de personal (del Congreso), precisando las categorías y funciones que debe desempeñar. Ello fortalecería la administración del Congreso para que todo camine mejor”, anotó.

La creación de esta gerencia se propone en momentos que el Congreso debe definir si aprueba la suspensión por 120 días del legislador Walter Urtecho, por el recorte de sueldo a extrabajadores asignados a su despacho. El citado legislador también enfrenta una acusación constitucional por, además, la presunta contratación de empresas fantasmas y la presentación de comprobantes de pagos falsos.

El excontralor Matute sostuvo que esta nueva gerencia es el primer paso para desterrar posibles casos de corrupción, en todas sus formas, de la esfera parlamentaria, porque ayudará al fortalecimiento y a la transparencia organizacional del Congreso de la República.

En diálogo con la Agencia Andina, añadió que el perfil de quien ocupe el cargo de gerente administrativo del Congreso debe estar ajeno a cualquier militancia política partidaria, y tratarse de una persona con amplia experiencia y formación gerencial.

“Debe contar con experiencia en el sector público, porque se hará cargo de la administración de una institución tan grande como el Congreso, que tiene cuatro mil personas, lo que no es tan simple. Se requiere más un gerente que un auditor”, manifestó.

La Mesa Directiva del Congreso aprobó anoche la creación de una gerencia general con todas las atribuciones para ejercer control y vigilancia sobre gastos y servicios que, en adelante, efectúe ese poder del Estado.

Esta decisión fue adoptada luego que el presidente del Parlamento, Fredy Otárola, expusiera a los tres vicepresidentes del Congreso los alcances de la reforma administrativa que permitirá un mayor control sobre los gastos congresales.

Se espera que la propuesta sea vista y aprobada en el pleno de este jueves, día en que se definirá también el perfil del gerente que tendrá el Parlamento.