Brasil este 2013 fue anfitrión de la Copa Confederaciones y de la Jornada Mundial de la Juventud, dos grandes eventos que pusieron a prueba al país que en los próximos años seguirá siendo sede de otros mega eventos, como el Mundial de Fútbol.

La entrada de turistas a Brasil creció 5,5% en agosto, cifra que supera el promedio mundial de 5% según datos de la Organización Mundial de Turismo (OMT). 

“Por primera vez en la historia del país, este año estamos en un camino seguro para romper la barrera de los seis millones extranjeros por año”, señaló el presidente del Instituto de Turismo Brasileño (Embratur), Flavio Dino.

Los países que presentan el mayor crecimiento en entrada de turistas al país, fueron Colombia y México. Por otra parte, los aeropuertos que registraron las mayores alzas en entrada de extranjeros fueron los de Brasilia, Río de Janeiro y Sao Paulo.

El próximo año, se espera que el Mundial lleve al menos 600.000 de turistas extranjeros, teniendo en cuenta los 30 días de juego. El objetivo es que el 25% de esos turistas visiten otros destinos turísticos en el país.

Según estimaciones de Embratur, la inversión de US$14,4 mil millones otorgados al proyecto olímpico de 2016 producirá un movimiento económico de US$51,1 mil millones en Brasil. Se pronostica un promedio de 120.000 empleos por año durante las etapas de preparación y celebración de los juegos, y un impacto de US$11 mil millones en el PIB desde 2009 hasta 2016, informó Embratur.

El último gran evento vivido en Brasil fue la Jornada Mundial de la Juventud en julio, donde según un estudio realizado entre los extranjeros de Embratur, los principales países que participaron fueron Argentina, Paraguay y Chile. 

De quienes asistieron a la cita, ocho de cada diez visitaban Brasil por primera vez y 90% de los visitantes demostró interés por volver. Además, los aspectos más elogiados por los turistas fueron los aeropuertos, la señalización y la seguridad.

Según el presidente de Embratur esta investigación “comprueba que los grandes eventos van a llevar el turismo internacional de Brasil a un nuevo escenario. Con un grupo de nuevos turistas viniendo al país, y teniendo óptimas evaluaciones respecto a nuestros productos y servicios, naturalmente aumentaremos nuestra participación en el mercado internacional, generando más entrada de divisas para la economía de miles de ciudades”.

Por otra parte, la Copa de Confederaciones que se llevó a cabo en junio, generó un ingreso de US$331 millones a toda la cadena productiva brasileña. 

“Se trata de un retorno importante, inmediato y que ha ido directamente al bolsillo del empresariado del mercado turístico de Brasil. A largo plazo el principal impacto será a la imagen del país, dado que el nombre y los atributos se divulgarán en todo el mundo durante esta maratón de grandes eventos”, comentó Dino. 

Además, respecto al retorno financiero, Embratur estima que el valor será mucho mayor durante la Copa del Mundo FIFA 2014.