Montevideo, Xinhua. El presidente de Paraguay, Horacio Cartes, justificó este martes el despido de miles de empleados del Estado, contratados por su antecesor Federico Franco para respaldar las campañas electorales.

"No podemos sostener todo lo que pusieron para las elecciones", dijo Cartes, un acaudalado empresario, de 57 años, que regresó al poder al tradicional Partido Colorado, tras un periodo de éste en la oposición.

Cartes, quien asumió la presidencia en agosto último, dijo en declaraciones difundidas este martes por medios en Asunción, la capital paraguaya, que los empleados del Estado despedidos podrán concursar para ingresar al Estado, pero con base en un examen de "méritos".

Expuso que pidió apoyo a su antecesor en la presidencia para que lo ayudara "sacando funcionarios que había metido para las campañas electorales".

En una visita a la ciudad de San Lorenzo, en la periferia de Asunción, Cartes dijo a periodistas que la respuesta de Franco fue: "Ese es tu trabajo".

"Que hagan la manifestación que quieran, pero que le pregunten si no fue solo él (Franco) quien metió 24.000 funcionarios. Estas son medidas forzadas que heredamos", agregó Cartes.

Estimaciones oficiales indican que unos 5.000 funcionarios fueron despedidos de la plantilla estatal en los últimos dos meses.

Franco, quien se desempeñaba como vicepresidente, asumió en junio de 2012 para completar el mandato del presidente Fernando Lugo, destituido por el Parlamento en un juicio político sumario.