Ciudad de México, Exceslior.com.mx. México le recordó a Estados Unidos su inconformidad con la visión de la frontera según la cual se criminaliza la migración. Esta idea, “no corresponde a una zona por la que transita el 70% de los intercambios bilaterales”, sostuvo el canciller José Antonio Meade Kuribreña.

A la administración de Barack Obama, el titular de la Secretaría de Relaciones Exteriores le hizo ver asimismo la exigencia del gobierno mexicano sobre “una investigación y un deslinde de responsabilidades por posibles actos de espionaje”.

Y con Cuba, le enfatizó que como en otros momentos de su historia, cuenta con “el apoyo solidario de México en el proceso de actualización de su modelo económico”.

En su primera intervención, en el marco de la comparecencia que sostiene este mediodía en el Senado de la República, destacó que por lo que hace a la política antiinmigrante que se ha desarrollado en la Unión Americana, “hemos reforzado el diálogo y la concertación a favor de las comunidades mexicanas”, lo que ha contribuido a la aprobación de leyes promigrantes, así como a sentencias judiciales que han impedido la aplicación de leyes antiinmigrantes.

En el marco de la Glosa del Primer Informe de Gobierno de Enrique Peña Nieto, Meade Kuribreña indicó incluso a los senadores que ante las perspectivas de una reforma migratoria, promovida por Obama y debatida en su Congreso, “hemos acompañado en diferentes niveles y órdenes de gobierno el proceso deliberativo, buscando que el debate se base en información confiable y otorgando una cooperación sustantiva a organizaciones civiles comprometidas”.

El canciller mexicano mostró la preocupación del gobierno federal sobre la crisis en Siria en donde la SRE ha expresado su condena “más enérgica” por el uso de armas químicas contra la población civil y anunció que en febrero de 2014 –ante este problema—“albergaremos la segunda conferencia sobre los impactos humanitarios de las armas nucleares”. Dentro de “una de las más hondas convicciones de nuestra política exterior”.