Nueva York. El banco de inversiones Goldman Sachs anunció este jueves un beneficio neto de US$5.708 millones en los nueve primeros meses del año, un 25 % más, aunque la progresión se frenó en el tercer trimestre con un beneficio de 1.517 millones.

Goldman Sachs obtuvo entre enero y septiembre unos ingresos totales de US$25.434 millones, con un aumento del 2%, y el beneficio por acción fue de US$10,89, frente a los US$8,57 del mismo período de 2012.

Sin embargo, la entidad atascó su progresión en el tercer trimestre del año, en el que el que ganó US$1.517 millones, prácticamente igual que los US$1.512 millones de hace un año, según detalló la entidad en un comunicado.

Los ingresos trimestrales fueron de 6.722 millones (20% inferiores a los 8.351 millones del período julio-septiembre de 2012), debido sobre todo al descenso de las operaciones con bonos, divisas y materias primas.

Los resultados del tercer trimestre "reflejan un período de baja actividad de los clientes", reconoció en la nota el presidente y consejero delegado de la entidad, Lloyd Blankfein.

Sin embargo, Blankfein confió en que "según se resuelven las preocupaciones a largo plazo sobre el presupuesto de Estados Unidos, podremos ver una mejora en la confianza de empresas e inversores que ayudará a sentar las bases para una recuperación más sostenida".

Goldman Sachs también anunció un aumento de su dividendo, que pasará a ser de US$0,55, frente a los 0,50 anteriores.

El beneficio trimestral por acción fue de US$2,88, ligeramente superior a los US$2,85 de hace un año.

La media de analistas financieros había previsto un beneficio por acción de US$2,43 y una facturación de US$7.360 millones.

Si el beneficio por acción real fue superior al vaticinado, la fuerte caída de los ingresos tuvo efecto en los mercados, de forma que las acciones de Goldman Sachs caían 3,45% en las operaciones electrónicas previas a la apertura de Wall Street, donde han subido 27,2% en lo que va de año.