El ministro de Relaciones Exteriores, Alfredo Moreno, se mostró confiado de lograr este jueves los votos necesarios para formar parte del Consejo de Seguridad como miembros no permanente, aunque evitó caer en el triunfalismo.

“Confío en que Chile va a estar en el Consejo y que vamos a asumir ese desafío el 1 de enero y vamos a ser parte de este organismo que es, quizá, el organismo más importante que tiene Naciones Unidas”, dijo en contacto desde Nueva York con radio Cooperativa.

Pero aclaró: “la elección es una elección de todos los países del mundo y se vota en forma secreta. Los países pueden votar por quien estimen conveniente. Así es que, primero hay que hacer la elección, contar los votos, tener el resultado y después vamos a celebrar”.

129 votos. Explicó que para elegir a los miembros del Consejo de Seguridad se pueden emitir 193 votos, “eventualmente puede faltar alguna persona por lo que la votación puede ser un poco menor”. Y que 129 votos son los que se requieren para ser elegidos.

“No sólo se requiere ganar en la elección y tener más votos que otro país, hay que tener, al menos, dos tercios de los votos, así es que si vinieran todos ese número mínimo de votos es 129”, apuntó.

Difíciles reformas. Respecto a los llamados que hizo el presidente Sebastián Piñera en su discurso ante la reciente Asamblea General de Naciones Unidas, para una profunda reforma del Consejo, el canciller estimó que esto “requiere muchos cambios que son muy difíciles de realizar, pero muy importantes”.

“El presidente habló de una reforma muy profunda (…) como incluir nuevos miembros permanentes para que ingresen países como Brasil -de nuestra región-. Y también incluir nuevos miembros no permanentes para darle más presencia a países como los africanos, que son 54 que no tienen una representación proporcional”, apuntó.

Sobre el llamado del mandatario para que los miembros permanentes de este (Estados Unidos, Rusia, Gran Bretaña, Francia y China) no usen su poder de veto en las negociaciones, Moreno explicó que esto podría tener un camino “algo más fácil, pues “no necesitaría necesariamente tener un cambio en la legislación, en cómo se constituye el Consejo, que es algo muy difícil de lograr”.

“Es sólo una decisión de cada uno de los 5 países con derecho a veto, de no ocuparlo en determinados lugares”, explicó.

Los desafíos de Chile. Admitió que como miembro no permanente del Consejo de Seguridad hay temas que Chile seguramente tendrá que abordar junto a los otros miembros, “como el caso de Siria y otros problemas que vayan surgiendo, y de otros tantos que uno hoy no tiene presente”.

“Y sobre todo lo que venga hacia adelante. Nadie habría pensado hace algunos años atrás que íbamos a tener esta situación en Siria. Tampoco se pensó lo que pasó un poco antes en Libia, lo que sucede en Oirán. Hay muchos temas que van a aparecer en los próximos años y a Chile le va a tocar estar en eso si es que es miembro del Consejo”, afirmó el canciller.

* Vea además en Nacion.cl: Marcha estudiantil: emplazan a candidatos a un mes de las elecciones