La Paz. El crecimiento económico de Bolivia se remontó de 2,7% en 2003 a 6,6% en lo que va de 2013, es decir, en los últimos diez años, desde la 'Masacre de Octubre', cuando la sociedad civil boliviana se lanzó a las calles en defensa del gas natural que el entonces presidente, Gonzalo Sánchez de Lozada, pretendía exportar a Estados Unidos por puertos de Chile.

Según datos del ministerio de Economía, antes de 2003 la economía boliviana crecía en promedio 2% y las Reservas Internacionales Netas (RIN) bordeaban apenas los US$1.000 millones.

En la actualidad, 10 años después, las RIN alcanzan los US$14.505 millones, según el Banco Central de Bolivia (BCB) y la tasa de crecimiento en lo que va de 2013 se ubica en 6,6%, de acuerdo con datos oficiales.

El analista económico, Abram Pérez, explicó que ese giro económico en Bolivia registrado a partir de 2003, se debe a la lucha de sectores sociales que defendieron el gas natural, en revueltas que se saldaron con 67 personas muertas.

"Las organizaciones sociales deben sentirse, no sólo orgullosos, sino empoderados de este proceso, asumir responsabilidades hacia adelante, porque todavía queda un camino a recorrer, porque es importante pensar que nuestra economía debe ser soberana e independiente en varios aspectos", dijo.

En la tercera edición de la revista 'Los Logros del Nuevo Modelo Económico' editada por el ministerio de Economía, se detalla que Bolivia creció 2,7% en 2003, 4,2 en 2004, 4,4% en 2005, 4,8% en 2006, 4,6% en 2007, 6,1% en 2008, 3,4% en 2009, 4,1% en 2010, 5,2% en 2011 y 5,2% en 2012.

El ministro de Economía y Finanzas Públicas, Luis Arce, aseveró que a pesar de los efectos de la crisis económica internacional, el país mantiene un ritmo de crecimiento que en la actualidad llega al 6,6% del Producto Interno Bruto (PIB).

En 2005, dos años después de la denominada 'Masacre de octubre', Bolivia estuvo a punto de sumirse en nuevas revueltas sociales, debido a una advertida depresión económica y en momentos en que organizaciones sociales urgían la nacionalización de los hidrocarburos para frenar ese paupérrimo escenario.

Por su parte, el presidente de ese entonces, Carlos Mesa, alertaba con frases como "si no recibo ayuda internacional no le puedo pagar el sueldo" a maestros y doctores, en un intento por ejemplificar la extrema dependencia del Estado de la 'limosna extranjera'.

No obstante, tras la renuncia de Mesa y la posterior convocatoria a elecciones presidenciales en diciembre de 2005, en las que ganó con un histórico 54% el dirigente indígena Evo Morales, se viabilizó la nacionalización de los hidrocarburos y comenzó el ascenso de la economía nacional.

De acuerdo con el ministerio de Economía, la política de "bolivianización" también ayudó al crecimiento del PIB en Bolivia. En 2003 los depósitos en moneda nacional o boliviano significaban 7% en todo el sistema financiero, cifra que escaló a 72% en 2012 y los préstamos subieron de 2% a 81% en similar periodo.

Sin embargo, Pérez consideró que "aún es largo" el camino que tiene por recorrer Bolivia después de nacionalizar los hidrocarburos en 2006 y "es lo que se llama el futuro de Bolivia, pensada en 2025 sin extrema pobreza", en el marco de los ejes marcados en la Agenda Patriótica del Bicentenario.