Nueva York, EFE. Wall Street cerró este jueves con un nuevo récord del selectivo S&P 500, aunque el Dow Jones de Industriales bajó un mínimo 0,01% influido por los resultados trimestrales negativos de algunas empresas.

Al cierre de la sesión de este viernes, ese índice perdió 2,18 puntos y cerró en 15.371,65 unidades, mientras que el S&P 500 avanzó un 0,67% (11,61 enteros) y concluyó en 1.733,61.

El índice compuesto del mercado Nasdaq progresó un 0,62% (23,72 puntos) y quedó en 3.863,15.

Los mercados abrieron a la baja y se mantuvieron con esa orientación durante buena parte de la mañana, después de que el entusiasmo por que Estados Unidos haya evitado la suspensión de pagos agotara su impulso, mientras que los inversores comenzaban a devolver su atención a la temporada de resultados empresariales.

Sin embargo, poco a poco los tres índices se fueron sacudiendo el temor, analizando de forma más fría y recuperaron de forma progresiva el terreno perdido, de forma que al final hasta el Dow Jones quedó casi en tablas tras haber perdido más de 131 puntos en la apertura.

El Dow Jones de Industriales fue el peor parado porque IBM cayó nada menos que un 6,53% tras las cifras trimestrales que presentó ayer, mientras que United Health se hundió un 5,20 % por las que anunció hoy.

El banco de inversiones Goldman Sachs completaba la terna de castigados en el índice, ya que perdió un 2,43% por los flojos resultados que divulgó esta mañana.

En el lado opuesto, American Express se disparó un 5,12% gracias a las buenas cifras de ayer, mientras que Verizon despegó un 3,49% con las que anunció este jueves.

Entre las grandes compañías tecnológicas que cotizan en el Nasdaq destacaba el caso de Google, que clausuró la sesión con una pérdida del 1,03%, pero que se disparó un 5,90% en las operaciones posteriores tras el cierre gracias a los buenos resultados trimestrales que presentó tras el toque de campana.

En otros mercados, el crudo de Texas cayó hoy el 1,6% y cerró en US$100,67 por barril, su nivel más bajo desde julio, mientras que el oro subió un 3% y quedó en US$1.322,7 la onza.

La rentabilidad de la deuda estadounidense a diez años bajó hasta el 2,698%, mientras que el euro se apreciaba notablemente ante el dólar y se cambiaba a US$1,3676.